•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Movimiento por la Defensa de la Educación Pública Extremeña ha criticado la «inacción» de la Consejería de Educación, que «continúa sin tomar medidas reales» que garanticen la vuelta a clase presencial en las aulas de la región extremeña.

La portavoz del movimiento, Rosalía Saavedra, ha considerado «muy importante» la educación presencial y poder mantenerla durante todo el curso, por eso ha manifestado su intención de luchar para que pueda realizarse en condiciones de «seguridad, salud y calidad». Además, ha subrayado las ganas de volver a las clases presenciales y dejar a un lado la educación a través de internet.

Las recomendaciones de las autoridades sanitarias para evitar la propagación del virus «son claras». Entre ellas se encuentra, mantener la distancia de seguridad, no permanecer de forma continuada en espacios cerrados compartidos con no convivientes, reducir el contacto a burbujas sociales de un máximo de 10 integrantes y extremar las medidas de higiene.

Sin embargo, como ha criticado, en la vuelta a las clases «convivirán grupos de alumnos numerosos, en espacios cerrados, sin mantener la distancia de seguridad y con dificultades para poder cumplir las medidas de higiene necesarias».

Asimismo, ha apuntado que el «aumento irrisorio» de plantillas planteado por la administración «no permite disminuir ratios».

«El balance final, tras recortes y aumentos en profesorado, es un incremento de poco más de 300 docentes para toda Extremadura, sólo como plantilla temporal”, ha criticado.

Por otro lado, ha insistido en que muchas de las recomendaciones recogidas en el Protocolo Preventivo publicado el 31 de julio por la consejería son «prácticamente inviables» en la realidad cotidiana de un centro educativo con estos medios.

Así, ha considerado que los centros y los docentes necesitan «medidas reales a menos de un mes para empezar las clases».