•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Arroyo de la Luz, en su reunión semanal, ha decidido no abrir la piscina municipal en este año, tras esperar los 15 días del mes de julio para comprobar cómo evolucionaba el estado de la Covid-19 y las medidas a adoptar en el interior de la piscina para garantizar la seguridad de los usuarios.

Así, después de haber evaluado todos esos datos ha decidido suspender la temporada de la piscina de este año 2020 y entre los factores que han influido se encuentran que la situación en España ha «empeorado significativamente» en los últimos días y semanas con «demasiados brotes en casi todas las comunidades autónomas del país».

También ha apuntado que desde el gobierno se califica la situación como «preocupante» y han aumentado los casos de transmisión comunitaria, por su parte, ha añadido, la situación en Extremadura ha empeorado también desde principios de julio, con aparición de nuevos casos diarios y con nuevos ingresos en los hospitales de la región.

Asimismo, y en relación a la situación en Arroyo de la Luz, en la actualidad no hay personas contagiadas de Covid-19, si bien los últimos casos que dieron como resultado positivos en las pruebas PCR realizadas eran asintomáticos, con lo cual pudiera haber personas que podrían estar contagiados sin saberlo, y en algunos casos con capacidad para producir contagios.

«La situación de que se estén dando muchos casos en niños (varios campamentos infantiles han tenido que cerrar al detectarse varios casos) y en jóvenes, nos preocupa especialmente pues son en muchas ocasiones los principales usuarios de la piscina», ha aseverado el consistorio cacereño en nota de prensa.

«Nunca debemos olvidar además que Arroyo de la Luz ha sido una de las localidades más afectadas por el coronavirus, que hemos sufrido mucho, tanto por el número de fallecidos como por el número de enfermos en estos meses. Han decidido no abrir sus piscinas pueblos que no han tenido ni un solo positivo para prevenir posibles brotes, en nuestro caso los positivos superaron los 200, y creemos que en un ejercicio de responsabilidad debemos tomar esta difícil, pero creemos que necesaria e imprescindible decisión», ha concluido el consistorio, que ha pedido disculpas a todas los habitantes y a los visitantes por no poder prestar este servicio durante este verano.