•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha aprobado la propuesta de dictamen técnico relativa a la solicitud de renovación de la autorización de explotación de la central nuclear de Almaraz durante los próximos ocho años.

Ante el traslado de la documentación del Consejo de Seguridad Nuclear al Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico sobre Almaraz, el Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA) muestra su rechazo a la continuidad del proceso de renovación de la autorización de funcionamiento de esta central nuclear para operar hasta octubre de 2028. Con el apoyo a los planes financieros de las propietarias de la central, Iberdrola, Endesa y Naturgy, se sigue hurtando el debate ciudadano y social sobre el riesgo nuclear.

 

Anuncios
Anuncios

Para MIA esta prolongación de la vida de diseño “es un enorme riesgo que puede salir demasiado caro”. Por ello, ha exigido que al menos se imponga el pleno cumplimiento de las medidas de seguridad indicadas en el informe que el CSN ha enviado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

 

Han asegurado la importancia de establecer mayores garantías, incluidas las financieras, para que las empresas propietarias sean responsables civil, penal y patrimonialmente de cualquier accidente, negligencia u omisión de las comunicaciones en materia de seguridad nuclear y de la gestión de los residuos nucleares.

 

“El caso de Almaraz es todavía más preocupante la situación porque se trata de la central nuclear más obsoleta de España y, por tanto, la más peligrosa, como demuestran los numerosos incidentes y accidentes que arrastra en los últimos años”, han dicho. Asimismo han asegurado que se trata de  “unos incidentes que se minimizan con el falso argumento sobre los puestos de trabajo. Unas promesas que ignoran tanto el inevitable cierre nuclear como las oportunidades de empleo ligadas al desmantelamiento”.

 

Las organizaciones de toda la península ibérica que componen el MIA, entre las que se encuentra Ecologistas en Acción, quieren hacer llegar al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico su indignación por no anteponer la protección de un futuro sin el continuo riesgo nuclear. Asimismo, el MIA ha señalado el caso del incendio de Chernóbil, en plena pandemia, disparando los niveles de radiación, muestra de nuevo las catastróficas consecuencias de una emergencia nuclear. Las organizaciones vuelven a instar al Gobierno de España a replantearse el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) y dar un paso firme y decidido para, en palabras del MIA, “jubilar las nucleares”.


Galería de imágenes