•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La vida de los ciudadanos cambiará a partir del próximo lunes, día 11 de mayo y se permitirá una serie de actividades hasta ahora prohibidas o sometidas a un estricto control. Pero antes el Gobierno tiene que aceptar el plan de desescalada presentado por la Junta de Extremadura.

Algunas de las actividades que podrán realizarse en la fase 1 serán las reuniones en grupos reducidos para personas no vulnerables ni con patologías previas, con un máximo de 10 personas, al tiempo que se permitirá la apertura generalizada del comercio minorista, con un aforo limitado al 30 por ciento, una distancia media de dos metros entre los clientes y un horario especial para personas mayores.

Anuncios

Además, se permitirá la apertura de terrazas de bares y restaurantes con el 50% de las mesas habituales, así como de hoteles y alojamientos, sin uso de zonas comunes y con restricciones en restauración.

Anuncios

Para ello será imprescindible que el Gobierno apruebe el plan presentado este miércoles por la Junta de Extremadura para pasar de la fase 1 a la fase 2, algo que no se conocerá hasta el viernes por la tarde.

En el caso de que la respuesta del Ministerio de Sanidad sea satisfactoria, se permitirán los actos y espectáculos para menos de 30 personas o de 200 si son al aire libre, mientras que los museos y bibliotecas abrirán con límites de aforo.

Los lugares de culto abrirán con una limitación de un tercio del aforo total, lo que hará posible que se vuelvan a celebrar actos religiosos en las iglesias o acudir a las mezquitas.

Otra de las actividades que se podrá llevar a cabo a partir del lunes es la celebración de los tradicionales mercadillos de los pueblos al aire libre, pero siempre que se cumpla la norma de que no se supere el 25 por ciento de los puestos que había antes del estado de alarma. No obstante, cada ayuntamiento tendrá plenas facultades para flexibilizar esta medida siempre que opte por conceder una mayor superficie de ocupación de la vía pública a los tenderos.

Uno de los asuntos que más ha preocupado a la población durante el estado de alarma ha sido la limitación impuesta para la asistencia a velatorios y funerales, actualmente fijado en un máximo de tres personas. Pues bien, de autorizarse el pase a la fase 2 a partir del 11 de mayo, los ciudadanos extremeños que sufran la pérdida de un ser querido podrán acompañarle en su entierro siempre que el número de personas asistente no exceda de 15.

El próximo lunes podría comenzar el pase a una nueva forma de vida tras el confinamiento al permitirse el contacto social en grupos reducidos, pero tambiém se pondría fin a una de las grandes contradicciones a que se han visto sometidos los ciudadanos de un mismo hogar, que podían compartir casa e incluso cama, pero no viajar en el mismo coche.

En la fase 1 se limita la ocupación en vehículos privados, salvo para personas del mismo domicilio, que podrán compartir coche, aunque sigue sin estar autorizado el tránsito entre distintas provincias, incluso de la misma región, salvo que sea por motivos laborales, médicos o de extrema necesidad.

El consejero de Sanidad destacó que en la nueva fase habrá una estrecha colaboración con la Delegación del Gobierno en Extremadura para controlar que no se produzcan movimientos de personas entre provincias; con la plataforma del Tercer Sector, en el ámbito de la discapacidad y el voluntariado, y con la FEMPEX, para la gestión de la ayuda a domicilio, mercadillos y terrazas.

Vergeles ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de la población para que se siga actuando con la debida cautela, pues una fase de transición no puede servir para dar pasos atrás y explicó que cuando Extremadura acceda a la fase 1 no tendrá franjas horarias para la realización de actividades, por lo que habrá que mantener el necesario distanciamiento social y las medidas de higiene.

El informe remitido al Ministerio de Sanidad va detallado por provincias, con todos los medios de los que dispone la sanidad extremeña, que cuenta con 53 zonas de salud en la provincia de Cáceres y 59 en la de Badajoz.

En la fase 1 del plan de desescalada los servicios de atención primaria tendrán un importante papel para prevenir cualquier brote de la enfermedad que pueda producirse, en coordinación con los servicios de salud pública.

Por lo que respecta a las residencias de mayores ha dicho que cumplen con los requisitos del Gobierno, ya que de los 179 centros geriátricos que hay en la provincia de Cáceres se han detectado casos de coronavirus en 26 de ellos en los últimos 14 días, mientras que se han detectado positivos de la enfermedad en 15 de las 130 residencias que hay en la provincia de Badajoz en el mismo periodo de tiempo.

 


Galería de imágenes