•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Ignacio Huertas, secretario general de UPA-UCE Extremadura, ha presentado la Jornada Impacto de reforma de la PAC y situación de mercado del cultivo de tabaco que se ha celebrado en Navalmoral de la Mata (Cáceres). En ella, Huertas denuncia la preocupación e incertidumbre ante la falta de transparencia de las Administraciones sobre el pago básico y la comarcalización de la nueva PAC, aspectos fundamentales de la reforma que ayudarían a los tabaqueros a planificar su futuro: “Lo único que nos dicen es que los tabaqueros podrían perder un 15% de las ayudas actuales y no entendemos el retraso en aportar más datos que ya se tienen, porque desde luego esto no se hace por interés agrario”.

Por eso, desde la organización profesional agraria reclaman que se den a conocer los datos de la comarcalización a la región tabaquera: qué superficie, qué municipios y cuáles son las ayudas medias; para evaluar la situación y el impacto en el cultivo. Además, exigen que se dispongan medidas adicionales para tratar de paliar el recorte de ayudas y que los tabaqueros puedan seguir produciendo.

Además de esto, desde UPA-UCE reivindican la modificación del año de referencia para pasar la ayuda acoplada al pago básico (del 2014 al 2012, 2013 o ambos), ya que muchos agricultores tienen que dejar una parte de superficie sin siembra para cumplir compromisos agroambientales y se condiciona a los agricultores a la negociación de 2014 de contratos con la industria, en una situación de mercado ya problemática.

En cuanto a este mismo punto, UPA-UCE muestra su preocupación por la actual situación de mercado debido a la  reducción de la compra de Imperial Tobacco; además de que, a pesar de las inversiones y la mejora de la calidad, los tabaqueros extremeños siguen teniendo precios muy bajos: 2,25 €/kg por la variedad virginia (por debajo de precio de coste: 2,49 €/kg y muy por debajo de lo perciben los tabaqueros italianos: 2,70€/kg).

Por ello desde UPA-UCE Extremadura solicitan que los acuerdos de la Administración y las multinacionales se trasladen a los agricultores en forma de contratos plurianuales y que los precios de compra se sitúen por encima de los costes de producción, equiparables con los tabaqueros europeos.