•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El pleno del Ayuntamiento de Plasencia se negó anoche a debatir la moción presentada por los grupos de la oposición para pedir al Gobierno de España que se retire la tramitación del anteproyecto de Ley Orgánica de salud sexual y reproducción y de la interrupción voluntaria del embarazo.

 

Anuncios
Anuncios

El Partido Popular presentó un informe que se había encargado al secretario donde se precisaba que la urgencia de los motivos presentados bajo la figura de la moción debe ser “inaplazable” y no utilizarla como elemento continuo.

 

El secretario municipal dio lectura a varios casos que habían generado jurisprudencia en este tipo de situaciones en las que mencionó que si se utiliza la urgencia como elemento continuo se estaría “hurtando al resto de concejales la facultad de participación en el resto de los asuntos”. Mediante esta normativa y jurisprudencia el alcalde tiene la potestad para dictaminar si el asunto se debate como moción o ruego en el caso de que el tema a debatir sea o no una competencia municipal. Pizarro rechazó el debate como moción y abrió el turno de ruegos y preguntas para que se plantease como ruego.

 

La edil socialista, Elia María Blanco, mostró su disconformidad con la decisión del equipo municipal de Gobierno y acusó a Pizarro de utilizar la fórmula del “ojo por ojo y diente por diente” cuando el acalde le recordó a la concejala que el PSOE, cuando gobernaba en el ayuntamiento, ya prohibió el debate de una moción sobre el AVE presentada por los populares.

 

Blanco aunque hizo el amago de abandonar la sesión, finalmente volvió a su escacho para escuchar el ruego, que sobre este asunto, realizó su compañera de bancada Flor Prieto. La moción la habían presentado de manera conjunta la semana pasada en el registro municipal los portavoces de los grupos municipales: PSOE, grupo no adscrito, IU y UPEx.

 

Prieto manifestó en su argumentación que “las mujeres no son moneda de cambio de ningún extremismo” y precisó que esta ley afecta también a las mujeres placentinas.

 

Modificaciones fiscales

 

La sesión de enero se prolongó durante más de dos horas y el pleno aprobó con los votos a favor del PP y el PSOE las modificaciones tributarias que afectan a seis tasas y un impuesto y que presentaban esta semana en rueda de prensa. IU mostró su voto contrario y UPEx y Prex Crex se abstuvieron. Los socialistas manifestaron su apoyo a la medida y el concejal Pedro Ramón Rubio indicó que le parece “adecuado actualizar los tipos y aumentar las bonificaciones” por ello expresó su deseo en el consistorio siga en esta línea con el resto de 33 tasas que cobra el ayuntamiento.

 

El concejal de Izquierda Unida criticó la subida de “46 veces sobre su precio” de los enterramientos en tierra que pasaban de 2,56 euros a 118 euros. El edil de Hacienda aclaró que esta actualización de precios entraba dentro de la lógica y era necesario cobrar por lo que realmente cuesta el servicio. La concejala de UPEx, María Victoria Domínguez, mostró su disconformidad con el concepto que se menciona en los requisitos para beneficiarse de las bonificaciones de “carecer de recursos económicos” ya que en su opinión es un concepto “amplio e indeterminado”.

 

También se mostró contraria a que se suba la tasa por la celebración de las bodas civiles hasta los 35 euros. Además le pidió al edil de Hacienda que fuese serio y trabajase para que las empresas no cierren y dejen la ciudad. El edil solicitó la colaboración de los miembros de la oposición en este tipo de modificaciones en la carga impositiva que soportan los vecinos y criticó que sólo IU hubiese presentado propuestas al planteamiento del equipo municipal de Gobierno.

 

Moción Hospital Virgen del Puerto

 

La portavoz de UPEx, María Victoria Domínguez, presentó una moción para instar al ayuntamiento a exigir a la consejería de Salud y Política Social que dote de personal y recursos al hospital. Los partidos de la oposición votaron a favor de la urgencia para proceder a su debate pero la mayoría del PP se negó a ello.

 

En la defensa de la urgencia, Domínguez manifestó que existía una situación preocupante en el centro hospitalario y el propio gerente había reconocido la situación. Consideró que es “urgentísimo” que el hospital funcione y el ayuntamiento se lo diga al consejero “sin miedo”.

 

El portavoz municipal, Isidro Rodríguez, calificó la moción de “oportunismo” político y dijo que se trataba de un “cúmulo” de falsedades. Indicó además que no existe “ni una sola queja al respecto por falta de suministro” y que la administración sólo atiende las reclamaciones y no “los comentarios de pasillo”.


Galería de imágenes