•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Guardia Civil ha registrado seis domicilios en las localidades de Miajadas, Arroyomolinos de Montánchez  y Montánchez cuyos moradores podían estar involucrados en una red de tráfico de drogas.

Los registros autorizados por los Juzgados de Instrucción nº. 5 de Cáceres,  se han saldado con la detención de cinco personas, moradores de los inmuebles y presuntos cabecillas de la organización delictiva, a los que se les han aprehendido dinero en efectivo, drogas y armas de fuego.

Los agentes detectaron un aumento de consumo de drogas en un pequeño municipio de la provincia de Cáceres, y comenzó una serie de investigaciones para la detección del origen de los psicotrópicos, localizando un punto de venta de drogas en la localidad de Casar de Cáceres, donde realizaron un primer registro domiciliario el pasado día 14 de enero y detuvieron a una mujer, iniciándose lo que se bautizaría como Operación “Pinotes”.

De esta actuación, la Guardia Civil consigue indicios suficientes que evidencian que tras el punto de venta localizado, podría esconderse una organización criminal dedicada al tráfico de drogas en la provincia, detectando los agentes una auténtica red, perfectamente organizada y estructurada, con funciones claramente definidas de compra-venta, vigilancia, distribución y blanqueo de capitales.

Poblaciones como Miajadas,  Almoharín, Arroyomolinos de Montánchez, Alcuéscar, Valdefuentes, Casar de Cáceres y Montánchez, eran las elegidas para la distribución de este tipo de sustancias estupefacientes, así como el Centro Penitenciario de Cáceres, donde fue sorprendida una mujer de la organización introduciendo drogas ocultas en el interior de su cuerpo, para que un interno procediera a su distribución.

La Unidad Orgánica de Policía Judicial de Cáceres, encargada de la investigación, decidió explotar la operación en la mañana del día 21 de enero de 2014, coordinada y dirigida por la Jefatura de Operaciones de la Comandancia, interviniendo en su desarrollo una  treintena de agentes de distintas Unidades de la Comandancia de Cáceres, así como  un can detector de sustancia estupefacientes.

A las 09:00 horas de la mañana y de manera simultánea, los agentes irrumpieron en los seis inmuebles objetos de la investigación, cuatro en Miajadas, uno en Montánchez y otro en Arroyomolinos de Montánchez,   donde consiguieron aprehender los siguientes efectos:

3385  euros  en metálico

447  dosis de cocaína, 72,5 gramos de marihuana,  62 gramos  de metanfetamina

cinco armas de fuego ( Una ametralladora, una escopeta repetidora, dos fusiles, un arma corta y dos armas de aire comprimido) y la munición correspondiente

Igualmente se han intervenido otros efectos, entre los que se encuentran teléfonos móviles, un ordenador portátil, una trituradora de marihuana y  cinco básculas de precisión utilizadas para el pesaje de la droga

En total,  la Guardia Civil ha llevado a cabo la detención de seis personas e imputar a otra, como supuestas autoras de un delito de tráfico de drogas, siendo una de ellas además autora de un delito de tenencia ilícita de armas. De entre los efectos aprehendidos destacan dos pistolas de aire comprimido, que por sus características, peso y estructura, podría confundirse con una real.

Con esta operación, la Guardia Civil ha conseguido desarticular varios puntos de venta de drogas, así como desestructurar una organización en auge  que comenzaba a hacerse con el mercado de la droga en los municipios que conectan con la carretera EX – 206, que habían seleccionado como principal vía de distribución. Todos los detenidos, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº. 5  de Cáceres, decretando prisión para tres de ellos.