•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Guardia Civil ha detenido a dos personas como presuntos autores de un delito de apropiación indebida de bienes del Patrimonio Histórico, quienes habían hecho entrega en una chatarrería de Navalmoral de la Mata, de un cuantioso lote de monedas de distintas épocas y reinados.

Con motivo del plan establecido por la Guardia Civil contra el robo en explotaciones agrícolas y ganaderas, en la que se han intensificados los controles en los distintos establecimientos dedicados a la entrega de metales y plásticos, detectaron el pasado 20 de septiembre, en un establecimiento de Navalmoral de la Mata,  que un particular había hecho entrega de un importante lote de monedas de cobre.

Ante el hallazgo, la Guardia Civil procedió a la aprehensión e incautación cautelar de las monedas, principalmente maravedíes de la época de Felipe IV, las cuales fueron depositadas en el museo Arqueológico Provincial de Cáceres a disposición de la Dirección General de Patrimonio Cultural adscrita a la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de Extremadura, para que emitieran un informe de análisis, valoración y tasación de las 2.182 monedas aprehendida.

El informe emitido por el Gobierno de Extremadura, invalida la teoría barajada por la Guardia Civil de tratarse de un único tesorillo de alguna excavación clandestina, ya que aparecen monedas de cronología muy dispar, desde un as de Turiaso hasta un felús marroquí del siglo XIX.

El estudio también destaca la unidad de los maravedíes de la época de los reyes de la Casa de Austria: Felipe IV y Carlos II, que forman el grueso del lote de monedas, siendo la tasación del conjunto superior a los 7.000 euros en el mercado numismático español.

Ante las conclusiones del informe, la Guardia Civil ha procedido a la detención de las dos personas que habían hecho entrega de las monedas en la chatarrería, ambos varones de nacionalidad española, como presuntos autores de un delito de apropiación indebida de bienes pertenecientes al Patrimonio Histórico Español.

Las investigaciones han revelado que los dos detenidos son perfectos conocedores de la zona y tienen una gran afición a la búsqueda y detección de restos arqueológicos para su expolio, utilizando para ello aparatos detectores de metales sin solicitar las preceptivas autorizaciones administrativas.

Son considerados “érúditos locales”, al buscar los yacimientos arqueológicos para lucrarse de ello, con una afición por la arqueología sumada a su interés por la historia o la cultura local. Los dos detenidos han sido puestos a disposición de los Juzgados de Instrucción y de Guardia de Navalmoral de la Mata.