•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Policía Nacional ha detenido a un hombre por su presunta autoría de varios delitos de estafa y usurpación de identidad. La investigación comenzó a mediados del mes pasado, a raíz de una denuncia interpuesta en la Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano de la Comisaría provincial de Cáceres, en la que un vecino de esta localidad manifestaba que al intentar darse de alta en una compañía telefónica había sido informado de un contrato anterior realizado a su nombre, por otra persona, sin su autorización. Igualmente aportó los datos que figuraban en dicha contratación, esenciales en la investigación posterior.

Los agentes policiales siguieron la línea de análisis centrada en el domicilio donde se contrató esa primera línea telefónica, en la cual, según las pesquisas realizadas, se entregaron multitud de tarjetas telefónicas a nombre de diferentes personas, todas ellas recogidas por un mismo varón.

Así, siguiendo con la pista de la vivienda sita en Cáceres, se procedió a  consultar a numerosas compañías telefónicas, resultando que varias tarjetas se habían entregado en dicho domicilio, igual que la contratación de líneas de ADSL, resultando como perjudicados 10 personas, con un mínimo de 33 líneas contratadas ilícitamente a su nombre, pudiendo haber endeudado a las víctimas a más de 5.000 euros.

Con los indicios obtenidos, los agentes procedieron a la detención del morador de la vivienda citada, un hombre de 45 años de edad, con antecedentes por hechos similares, quien tras la instrucción del pertinente atestado fue puesto a disposición de la autoridad judicial, decretando esta su ingreso en prisión.

Con la autorización judicial preceptiva se llevó a cabo un registro en el domicilio citado, donde se le intervinieron documentación personal de dos vecinos de Cáceres, los cuales habían denunciado anteriormente su sustracción.

 

La forma de actuar del detenido consistía en dar de alta tarjetas de teléfono, a nombre de los perjudicados, a través de operadoras virtuales, que pueden realizarse sin aportar copia del DNI o a través de Fax o correo electrónico, pudiendo manipular dicha documentación personal. La entrega de las tarjetas se llevaba a cabo en el mismo domicilio sito en Cáceres, aunque a nombre de diferentes personas.

Posteriormente realizaba la portabilidad de esas líneas a otras operadoras, solicitando así terminales de alta gama, enviados igualmente a dicha vivienda.

Cabe destacar que a la mayoría de los perjudicados, que ignoraban serlo, se les ha abierto un total de tres líneas de teléfono móvil, numero máximo de alta que permiten las compañías a particulares a través de teléfono o Internet.

Los investigadores han podido determinar que, de momento, el número de perjudicados asciende a 10 personas, vecinos de distintas localidades, endeudados entre todos con más de 5.000 euros.  La investigación continúa abierta, no descartándose más víctimas.