•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El juez de Instrucción de Villafranca de los Barros ha decretado el ingreso en prisión incondicional sin fianza, por un supuesto delito de asesinato, de Manuel Delgado, el hombre de 78 años que el pasado domingo confesó haber asesinado en la localidad a su mujer, Catalina Tolosa, de 69, al darle varios martillazos.

En una nota, responsables del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura ha informado de que Manuel Delgado ha pasado esta mañana disposición judicial, que está ingresado como imputado en el Centro Penitenciario de Badajoz y que "se siguen diligencias penales por delito de asesinato".

Además, el Tribunal informa que se ha emitido un informe, solicitado por el Juzgado, por los médicos forenses sobre el estado mental del detenido.

A la vista de la declaración del imputado, del reconocimiento de los hechos, del informe emitido por los forenses y a petición del Ministerio Fiscal, agrega el Tsjex, el juez de Instrucción de Villafranca de los Barros ha decretado la prisión provisional incondicional sin fianza del detenido.

Por otro lado, la vicepresidenta y portavoz regional, Cristina Teniente, ha informado hoy en Mérida de que el Consejo regional de Gobierno ha aprobado el inicio de los trámites para personarse como acusación particular en el caso.

Ha explicado que, entre otros trámites, los servicios jurídicos de la Junta emitirá un informe que será ratificado por el presidente extremeño, José Antonio Monago.

Por otra parte, el delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias, ha asegurado hoy que el expediente por el asesinato de una mujer en Villafranca de los Barros a manos de su marido "se ha llevado perfectamente" y ha afirmado que "no se ha producido ninguna anomalía".

En rueda de prensa en Plasencia, y a preguntas de los periodistas, López Iglesias se ha referido al hecho de que, según publica el "Diario Hoy", el asesino de la mujer no pasó ante el juez tras incumplir la orden de alejamiento.

El delegado del Gobierno en Extremadura ha apuntado que este hecho es "un dato más" en la investigación y ha querido dejar claro que "por ese dato nunca se podrá decir que la pobre señora haya fallecido".

Ayer, organizaciones de mujeres reclamaron que se analice por qué ha fallado la orden de protección de la mujer, una de las seis víctimas mortales que habían denunciado este año y el único de esos casos en el que existía una orden de alejamiento.

El supuesto agresor había quebrantado ya una vez la orden de alejamiento impuesta por un juzgado después de la mujer denunciara el maltrato, aunque el juez acordó su libertad y mantuvo la misma orden de alejamiento de 200 metros de la casa de la víctima.

Según la directora de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, "hay que seguir insistiendo a las mujeres que busquen la protección de la ley y denuncien, pero casos como este hacen mucho daño".