•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, ha asegurado que los vinos extremeños, por su relación calidad-precio, pueden tener un mayor peso en un mercado competitivo, pero ha resaltado que, para ello, es necesario trabajar en la integración de cooperativas y en la calidad.

 Lo ha dicho en la inauguración de la ampliación y remodelación de la bodega de vinos de la sociedad cooperativa San Isidro en Villafranca de los Barros.

El máximo dirigente del Ejecutivo autonómico ha explicado que "el mundo es tan competitivo que sólo te puedes enfrentar a él si tienes dimensión, capacidad de comercialización e internacionalización" y en definitiva, "de conquistar nuevos mercados". El presidente ha abogado por la integración de cooperativas para hacer sostenible y competitivo al sector agroalimentario, ya que se trata "de un proyecto común".

Anuncios
Anuncios

En este sentido, Monago ha explicado que en la región existen unas 300 bodegas, y que el 70% de la producción se realizan en una treintena de cooperativas que agrupan a más de 7.000 agricultores. Además, tal y como ha detallado, en Extremadura hay 380 sociedades cooperativas agroalimentarias y 200 sociedades agrarias de transformación, con actividad, así como decenas de entidades asociativas de carácter agrario con distintas fórmulas jurídicas.

"Sólo en cooperativas tenemos tantas como pueblos en Extremadura" ha subrayado el presidente regional, quien ha señalado que "muchas de ellas carecen de capacidad y recursos para comercializar fuera de nuestras fronteras" y que, por ello, "estamos perdiendo mucho potencial". El presidente ha asegurado que concentrar la oferta aumentará el poder de los productores, y permitiría reequilibrar la cadena agroalimentaria.

Del mismo modo, Monago ha señalado que el Gobierno de Extremadura está ofreciendo "herramientas" para garantizar productos de calidad y altamente competitivos. El presidente se ha referido a las normas para la presentación de solicitudes y los requisitos exigidos para la adquisición de derechos de plantación de la Reserva Regional de Viñedo de Extremadura, hasta un total de 500 hectáreas.

El objetivo de esta medida es que se establezcan nuevas plantaciones destinadas a la producción de vinos de calidad con Denominación de Origen Protegida o con Indicación Geográfica Protegida. Además, tal y como ha indicado el presidente, se le dará prioridad a las solicitudes de jóvenes agricultores que se establezcan por primera vez en una explotación vitícola en calidad de jefe de explotación, para quienes la concesión de esos derechos será totalmente gratuita. La cantidad máxima de derechos a asignar por solicitante será de 5 hectáreas, salvo para los jóvenes agricultores, a quienes podrá otorgarse hasta 10 hectáreas.

Por otro lado, el presidente Monago ha recordado que se ha recuperado la reserva de agua para Tierra de Barros, que tiene capacidad para poner en regadío 15.000 hectáreas. En este sentido, ha manifestado la necesidad de "aunar voluntades" y "sacar compromisos" para transformar ese terreno de secano en regadío.

Por último, el presidente regional ha detallado que en la ampliación efectuada en la bodega se ha incluido un novedoso sistema de macerado, el llamado sistema ‘Ganímides', y ha puesto en valor que la cooperativa haya liderado esta adaptación al cambio incorporando la innovación.


Galería de imágenes