•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ayuntamiento de Moraleja ha iniciado una campaña solidaria que mediante la venta de pulseras "salvavidas a cambio de un euro" pretende obtener los fondos necesarios para comprar dos desfibriladores semiautomáticos que se ubicarán en las instalaciones deportivas más concurridas de la localidad.

El consistorio precisa un montante de 4.000 euros para adquirir los citados desfibriladores y organizar los cursos que permitan a los monitores deportivos conocer su funcionamiento.

Esta medida era una de las iniciativas que el consistorio contemplaba desde hace meses. Ahora, la decisión se ha precipitado después de que un deportista aficionado de Moraleja perdiera la vida hace sólo unas semanas cuando disputaba un partido de fútbol-7 en Coria, según informó el concejal de Deportes del consistorio de Moraleja, Rubén Blanco.

Los defibriladores se instalarán en el pabellón de deportes, que acoge 13.000 usos anuales, y en el complejo deportivo municipal, a excepción de los meses de verano que se ubicará en las piscinas municipales.

PULSERAS SOLIDARIAS

El consistorio estima que es necesaria la venta de 4.000 pulseras para obtener los fondos precisos para los desfibriladores. Las pulseras se enmarcan en el llamado proyecto salvavidas que tiene el compromiso de crear espacios cardioprotegidos en los cuales las habilidades de reanimación cardiopulmonar sea un conocimiento genérico en la población para que la atención a la victima de una muerte súbita se realice correctamente y con la menor demora posible.

Las pulseras están a la venta desde esta semana en el Ayuntamiento de Moraleja, clubes y asociaciones deportivas y otros colectivos. También colaboran en la iniciativa los centros escolares de la localidad y de la comarca.

El proyecto salvavidas es una iniciativa social que pretende concienciar a los no sanitarios de la importancia de tener una vida más saludable, de la necesidad de aprender técnicas de reanimación y primeros auxilios, así como lograr una mayor implantación de desfibriladores semi-automáticos, según explicó en Radio Interior, Jorge Repilado, responsable del Patronato de Deportes del consistorio de Moraleja.

La existencia de desfibriladores semiautomáticos para personal no sanitario en lugares públicos, así como la formación en las técnicas básicas de recuperación cardiopulmonar, conseguirían salvar más de 6000 personas al año. Para llegar a este objetivo el desfibrilador debe llegar en los primeros 4 minutos.


Galería de imágenes