•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La emoción y el reconocimiento público han ido de la mano en la entrega de premios de San Fulgencio 2013 anoche en Plasencia. Un complejo cultural de Las Claras abarrotado de público fue testigo de la segunda edición de los premios creados para reconocer a las personas o entidades que ensalzan, promocionan y enriquecen la ciudad. Los siete galardonados coincidieron en manifestar que no se merecen este premio y mostraron su agradecimiento al ayuntamiento por dicho reconocimiento.

Varios premiados se emocionaron durante sus discursos, como fue el caso de Juan Mora, Pablo Vicente o Paco Arrojo. Precisamente uno de los momentos más emotivos se vivió cuando Arrojo cogió el micrófono y expresó su agradecimiento como mejor sabe hacerlo, cantando, demostrando ante los presentes sus perfectas cualidades vocales.

El alcalde de la ciudad, Fernando Pizarro, destacó en su intervención y de manera pormenorizada los motivos de la elección de cada uno de los premiados. Señaló asimismo que este reconocimiento pertenece a los 45.000 habitantes de la ciudad y les agradeció a los galardonados su presencia física en el acto.

Las autoridades políticas que tomaron la palabra ensalzaron la iniciativa de la administración local de crear dichos premios que con tan sólo dos ediciones han iniciado el camino de la consolidación.

La gala estuvo repleta de representantes religiosos, civiles, militares e institucionales y contó con las actuaciones de los alumnos del conservatorio García Matos. De esta manera, participaron en la entrega de premios la consejera de Educación y Cultura, Trinidad Nogales, la vicepresidenta de la Asamblea de Extremadura, Consuelo Rodríguez Piriz, el diputado provincial de Cultura, Eduardo Villaverde, el obispo de la Diócesis, Amadeo Rodríguez-Magro y el alcalde placentino, Fernando Pizarro.

El torero Juan Mora indicó en su agradecimiento que siempre, a lo largo de su trayectoria, ha intentando honrar a Plasencia, y destacó los valores que le han acompañado en su carrera para encarnar sus sueños: la voluntad y la humildad.

Los hijos de Máximo Berrocoso "Chispa", Matilde y José Luis, recogieron a título póstumo el reconocimiento a su padre y destacaron la importancia de este premio para Chispa que siempre celebró la festividad de San Fulgencio.

El presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre Virgen del Puerto de Plasencia, Pablo Vicente, se mostró "orgulloso" de pertenecer a este colectivo y a Cáritas y el Hogar de Nazaret, y dijo que durante toda su vida ha recibido más de lo que él ha aportado a la sociedad. Agradeció a los más de 20.000 donantes que han contribuido con su altruismo a salvar vidas.

El sacerdote Julián Lorente, a sus 94 años de edad, recogió el galardón con "alegría, cariño, afecto y amistad" y recordó que todos en el "el cielo tendremos un premio eterno de paz, amor y felicidad".

El cantante Paco Arrojo recordó a sus padres, Francisco y Angelines, y reconoció que personalmente no hace ningún esfuerzo especial por "llevar el nombre de mi tierra". Interpretó unos párrafos del tema principal del musical "El hombre de la mancha" titulado "El sueño imposible".

El docente José Antonio Vega pidió perdón a su familia por los "momentos robados y el tiempo que no les pude dedicar" y destacó que el reconocimiento en su persona a la labor universitaria es un "esfuerzo colectivo". Ofreció además un dato, resaltó que Plasencia es la única ciudad del mundo con 40.000 habitantes que cuenta con un centro universitario con cuatro facultades, y añadió que "nada es fruto del azar, sino del esfuerzo colectivo".

El director del conservatorio García Matos, Antonio Luis Suárez, ensalzó el apoyo que siempre ha recibido el centro musical de la sociedad placentina, y además expresó un sincero agradecimiento a la familia Terrón.

En el turno de intervenciones institucionales, el obispo Amadeo Rodríguez-Magro, lanzó una petición al consistorio para que San Fulgencio, patrón de la diócesis, se convierta también en patrón de la ciudad.

La vicepresidenta de la Asamblea, Consuelo Rodríguez Piriz, dijo que es un acierto que Plasencia sepa agradecer con estos premios a sus vecinos que mantienen vivos los valores que "sustentan una sociedad democrática". Por su parte, la consejera de Educación y Cultura, Trinidad Nogales, afirmó que los homenajeados "son profetas en su tierra" y puntualizó que Extremadura puede apoyar y mucho a la sociedad con valores como los ensalzados anoche, "el esfuerzo y el sacrificio".


Galería de imágenes