Formar y aumentar el nivel de cualificación profesional de los agricultores, ganaderos, empresarios y demás trabajadores del sector agrario, agroalimentario y forestal de la región son objetivos de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía que consolidará e incrementará este año sus propuestas formativas.

La apuesta del Gobierno extremeño por el campo se refleja en los últimos datos relativos a la formación agraria, los centros de formación del medio rural, las actividades formativas, los certificados de profesionalidad y las homologaciones puestas en marcha, además de las ayudas que ha recuperado para realizar cursos, y que han pasado de 700.000 euros de la última convocatoria a 1,2 millones de euros en 2012, cifra que ascenderá este año a 1,6 millones.

Anuncios
Anuncios

MÁS ALUMNOS Y FORMACIÓN DE LA MUJER

Según ha informado el director general de Desarrollo Rural, José Luis Gil Soto, 12.995 son los alumnos que participaron en las medidas de formación agraria a lo largo del pasado año. Es el doble de los que lo hicieron en el año 2011.

Todos estos alumnos han participado, y siguen participando, en los más de 670 cursos, homologaciones y actividades formativas puestas en marcha. Se trata de formar y aumentar el nivel de cualificación profesional de los agricultores, ganaderos, empresarios y demás trabajadores del sector agrario, agroalimentario y forestal de la región.

Una vez consolidada esta formación agraria, la intención del Ejecutivo regional es reforzar el papel de la mujer en el campo extremeño e incrementar aún más la formación on-line.

Para lograr ese primer objetivo se pondrá en marcha el Plan de Formación de la Mujer en el Medio Rural 2013, dotado con 175.000 euros. Con este plan se busca impulsar el papel de la mujer en el campo, promover la igualdad de oportunidades en el ámbito rural y poner de manifiesto la importancia de su participación activa en el desarrollo rural. En este sentido, habrá actividades formativas para su profesionalización, liderazgo y mayores conocimientos de las nuevas tecnologías de la información y comunicación.

Este Plan se ha puso en marcha, como experiencia piloto, el pasado año con una dotación de 39.000 euros.

LOS CENTROS DE FORMACIÓN AGRARIA

El director general de Desarrollo Rural ha destacado la importante labor que realizan los centros de formación del medio rural de Moraleja, Villafranca de los Barros, Navalmoral de la Mata y Don Benito "cuatro joyas que realizan una labor impecable", según ha declarado Gil Soto quien también se ha referido a los altos índices de integración laboral de estos alumnos, del 80 por ciento de media, hasta el 96 por ciento en algunas especialidades.

En estos centros se imparten ciclos de grado medio y superior en aspectos tan importantes como gestión y organización de empresas agropecuarias, producción ecológica, gestión de recursos naturales, vitivinicultura y elaboración de aceites de oliva y vinos, y en los mismos estudian, además de alumnos extremeños, otros procedentes de varias comunidades autónomas y de otros países.

En este sentido José Luis Gil Soto ha señalado que es intención de la Consejería profundizar en estos intercambios entre alumnos extremeños que realizarán algunas etapas de su formación en otros países, y los extranjeros que estudian en los centros agrarios extremeños y aseguró que se continuará trabajando en el programa de cooperación con Portugal.

Ese trabajo se ve compensado con certificados profesionales y homologaciones. De cara a este año, por ejemplo, se han solicitado ocho homologaciones relativas a herrado de equinos, fruticultura, instalación y mantenimiento de jardines, aprovechamientos forestales, agricultura ecológica, obtención de aceites de oliva, elaboración de vinos y licores, y manejo y mantenimiento de maquinaria agrícola.

PROYECTOS PARA ESTE AÑO

El director general ha detallado algunos de posproyectos que en materia de formación abordará la Consejería a lo largo de este año, como es la solicitud de otras ocho homologaciones de propuestas formativas, aumentar igualmente los certificados de profesionalidad que facilitan la inserción laboral de los alumnos ya que están reconocidos por los servicios de empleo y se valoran a la hora de concurrir en trabajos tanto de la administración pública como de empresas privadas.

Además, este año habrá estudios para la transformación de los centros de formación del medio rural en centros integrados, se potenciará la formación dual y on-line, y se convocarán programas nacionales e internacionales, y, por otra parte, se incluirá en la convocatoria de ayudas para impartir planes formativos a las entidades que tengan capacidad para dar cursos de este tipo de formación.

"La formación es una de las claves para salir de la crisis y para el sector agroalimentario mucho más, los trabajadores tienen que ser profesionales para avanzar", ha dicho José Luis Gil Soto.