El Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado hoy que el gran problema del campo español es la atomización de los productores y el pequeño tamaño de las cooperativas. "Como el productor está muy atomizado, no tiene capacidad para negociar los precios con la industria.", por lo que se hace necesario "buscar un mecanismo nacional de apoyo a la integración cooperativa, y conseguir que los productores puedan concentrar la oferta y negociar los precios con la gran distribución".

Así lo ha reiterado hoy el ministro quien ha indicado que, con ese objetivo, se va a modificar la ley básica de cooperativas, así como la ley de la cadena alimentaria, para  conseguir un mayor equilibrio de la cadena de valor y lograr que los productores perciban unas rentas más justas. 

Asimismo, Arias Cañete ha subrayado la importancia de promover la internacionalización de los productos, a través de la elaboración de planes de fomento de la exportación. "En este momento, el sector más dinámico de la economía española, en lo que se refiere a las exportaciones, es la industria agroalimentaria, con una balanza comercial positiva", ha destacado.

Anuncios
Anuncios

En relación a los incendios forestales, Arias Cañete ha lamentado que, hasta el momento, provocar incendios ha quedado muy impune, con condenas muy bajas, a pesar de que cada campaña se cobra muchas vidas. 

En materia de pesca, el ministro ha apuntado que se va a mantener próximamente una reunión de alto nivel con Marruecos, "y yo espero hablar con mi colega marroquí en Malta para que se pueda agilizar la renovación del acuerdo". También hay problemas con el acuerdo pesquero con Mauritania, "en el que la Comisión Europea ha negociado pésimamente, con unas compensaciones financieras a Mauritania por unas condiciones de pesca imposibles", ha recalcado. Y en el caso del conflicto con Gibraltar, Arias Cañete ha asegurado que no se trata de un conflicto pesquero, sino que el gobierno gibraltareño "busca otras finalidades políticas y utiliza a los pescadores como medio para una reclamación de soberanía sobre unas aguas que son españolas".

Sobre la situación económica por la que atraviesa España, Arias Cañete ha afirmado que "este gobierno ha heredado una difícil situación económica, con unas finanzas públicas en quiebra, un déficit galopante, una importante deuda pública, y un sector financiero en crisis que tiene enormes dificultades para ofrecer créditos para las pequeñas y medianas empresa". 

Además, "estamos en una Unión Europea que nos exige el cumplimiento de objetivos que impiden políticas expansivas de crecimiento y nos obligan a un ajuste fiscal muy duro", ha explicado el ministro, quien ha añadido que todo esto obliga a tomar medidas que pueden resultar impopulares, pero que son "absolutamente necesarias si queremos volver a la senda del crecimiento económico y la generación de empleo"

En este contexto, Arias Cañete ha indicado que todo lo que sea simplificar y evitar duplicidades administrativas es absolutamente racional, si bien hay que respetar el marco constitucional. En este contexto, el Gobierno trabaja en la búsqueda de sistemas de unificación normativa que haga que los ciudadanos tengan una administración mucho más simple. "Tenemos que aprovechar esta legislatura para la simplificación, para la unidad de mercado y racionalizar el funcionamiento de las administraciones".