•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tras la denuncia de la Sección Sindical de CCOO en el Centro Penitenciario de Badajoz sobre "las irregularidades en el vertido de aguas residuales por el Centro Penitenciario de Badajoz presentada ante la Confederación Hidrográfica del Guadiana", se ha procedido a sancionar al Ministerio del Interior-Centro Penitenciario de Badajoz con una sanción económica y a requerirle la adopción de  las medidas necesarias que eviten seguir contaminando nuestras aguas, y no se generen nuevas y más graves sanciones.

Los valores hallados por la Inspección de la Confederación Hidrográfica del Guadiana superan en diferentes residuos contaminantes hasta un 450% en unos, unos 200% en otros y un 30% en los que menos, los parámetros autorizados al Ministerio del Interior para una infraestructura como el Centro Penitenciario de Badajoz. Cifras que por si solas manifiestan la gravedad de los hechos denunciados.

Esta situación supone que de hecho la prisión de Badajoz carece de depuración alguna en las aguas residuales que vierte al medio ambiente, debiéndose exigir por tanto que de forma inmediata desde el Ministerio del Interior a través de la Delegación del Gobierno en Extremadura se inicien los trámites y las obras para reparar la depuradora del Centro Penitenciario o construir una nueva; no sólo para evitar las anunciadas sanciones, sino para que no se sigan contaminando nuestras aguas y en global el medio ambiente de una forma tan grave.

La antigua y la nueva dirección del Centro Penitenciario deberán manifestar y asumir la responsabilidad propia, por ser conocedoras de estos hechos que convenientemente denuncio CCOO, y haber transcurrido el plazo de tres meses dado por la Confederación Hidrográfica del Guadiana para solucionar estos vertidos y no haberse tomado medida alguna.

Del mismo modo, exigir a la empresa concesionaria del mantenimiento en el Centro Penitenciario de Badajoz al menos que asuma el coste económico de la sanción por ser la misma la competente en el mantenimiento y operatividad de la depuradora del Centro Penitenciario. Y denunciar igualmente la falta interés e implicación del Comité de Salud Laboral del Centro Penitenciario en unos hechos tan graves como los descritos  que forman parte de sus competencias.