•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Guardia Civil ha detenido a tres personas supuestas autoras de un delito de hurto en la localidad cacereña de Tornavacas. Al parecer, los presuntos ladrones cometieron el delito en una vivienda de la que se apoderaron de 90.000 euros en billetes de distinto valor.

Según ha informado la Guardia Civil de Cáceres, dos hombres accedieron a primera hora de la tarde del miércoles al interior de una vivienda de Tornavacas ya que se encontraba con la puerta de acceso abierta, en la que sus moradores, compuesto por un matrimonio, se encontraban en su interior.

Una vez dentro, estas dos personas subieron a la planta superior y registraron los dormitorios, siendo ese momento, en el que el matrimonio, alertado por los ruidos, se encontró con los dos hombres en las escaleras, y tras un forcejeo, los asaltantes consiguen huir con un botín de 90.000 euros en billetes de distinto valor.

A partir de estos momentos, la Guardia Civil activó un dispositivo de cierre, todo ello coordinado por la Central Operativa Compleja de la Comandancia de Cáceres.

Una hora después, una patrulla del puesto de Casas del Castañar localizó un vehículo de alta gama ocupado por tres individuos. Al iniciarse la identificación del conductor y sus dos ocupantes, se observó a uno de ellos, como sacó del vehículo una bolsa de deportes y la escondió bajo el coche. La bolsa guardaba en su interior 91.794 euros, varios cartones de tabaco, una palanca y varias joyas.

Los agentes procedieron a la detención de las tres personas, dos de ellas vecinas de las localidades toledanas de El Casar de Escalona y Santa Olalla, y la tercera con domicilio en Madrid, como presuntos autores de un delito de hurto.

La  Guardia Civil está analizando la procedencia del resto del dinero (1.794 euros), así como las joyas recuperadas, presumiblemente procedente de otros robos, cometidos en las provincias de Toledo y Ávila, siendo entregados los 90.000 euros a sus propietarios.

Los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº. 4 de Plasencia.