•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los festejos taurinos de la madrugada del sábado en Moraleja no han registrado ningún herido ni ningún incidente a pesar de la afluencia masiva de público y de un encierro emocionante que se prolongó durante 17 minutos. Esta pasada noche, como ya es tradición, han salido en encierro una vaquilla y un toro, y posteriormente ha tenido lugar la lidia de las dos reses.

De esta manera, la localidad de Moraleja ha llegado al ecuador de sus fiestas y al fin de semana con ausencia de heridos de gravedad en la lidia de los astados. 

Anuncios

Esta madrugada se llevó a cabo el encierro de un toro y una vaca a las 5:00 horas y de nuevo fue el toro el que abrió la manada por la calle Pizarro un poco adelantado de los cuatro bueyes y la vaca venía tapada por los mansos.

Anuncios

En la plaza de Colón, el toro se quedó rezagado y no fue posible hacerlo llegar con los bueyes a la plaza de los toros, por lo que un recortador tuvo que citarlo con una prenda textil en la mano, entrando en la misma y a continuación en los corrales de la casa Toril. El encierro duró por lo tanto 17 minutos, con muchisimo público en las calles del recinto vallado.

A continuación se dio suelta de una vaca que recorrió gran parte de la zona vallada del recinto durante aproximadamente unos veinte minutos. Los mozos la recogieron con la soga alrededor de las 5.45 horas en la calle Capitán Dominguez.

La lidia del toro del Aguardiente al estilo tradicional tuvo lugar a partir de las 6:00 horas en la Plaza de toros y calles del recinto. En el toro la plaza registró lleno y se le dio suelta a la plaza de toros durante 15 minutos. Los aficionados recortaron y e incluso se atrevió a hacerle el salto del Ángel en la plaza. Seguidamente se abrió las puertas para que el toro saliese a las calles y el toro salió a las calles. 

El toro se movió por la zona vallada, siendo las zonas donde más los aficionados que se dieron cita pudieron disfrutar de contemplar al toro, fueron las calles Derechos Humanos y Hernán Cortes y las plazas de los Toros, España y Colón. A los 10 minutos de salir a las calles, el toro volvió al albero pero de nuevo volvió a salir a las calles. Los pastores recogieron con la soga al animal a las 6.50 horas y le dieron muerte.


Galería de imágenes