•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las pequeñas localidades de la provincia de Cáceres podrían perder el servicio de teléfonos públicos y cabinas telefónicas. En concreto serían las localidades de menos de 1.000 habitantes las que se verían afectadas por la última modificación del Servicio Universal de Telecomunicaciones que ya ha aprobado el Gobierno. Esta medida afectará a 30 localidades que tienen una población menor de 1.000 habitantes en las comarcas de Sierra de Gata, Valle del Alagón y Las Hurdes.

Esta modificación del reglamento que regula la prestación del servicio de telecomunicaciones incluye una serie de novedades entre ellas la disminución del ratio de cabinas o teléfonos públicos disponibles en los municipios de menos de 1.000 habitantes donde sólo tendrá que haber una, y sólo si se justifica la necesidad de su existencia. El motivo viene dado por la cada vez menor necesidad de teléfonos públicos, por la extensión del uso del móvil, según destacó Petri Fernández, de la Unión de Consumidores de Extremadura.

Anuncios

En Sierra de Gata podrían perder sus teléfonos públicos, si no se justifica debidamente las poblaciones de Acebo, Cadalso, Descargamaría, Hernán Pérez, Perales del Puerto, Robledillo de Gata, San Martín de Trevejo, Santibáñez el Alto, Torre de Don Miguel, Torrecilla de los Ángeles, Villamiel, Villanueva de la Sierra, Vegaviana y Villasbuenas de Gata, además de las pedanías de La Moheda de Gata y Trevejo.

Anuncios

En el Valle del Alagón se encuentran en esta situación las localidades de Acehúche, Aceituna, Alagón del Río, Cachorrilla, Casas de Don Gómez, Casillas de Coria, Guijo de Coria, Huélaga, Morcillo, Pescueza, Portezuelo, Pozuelo de Zarzón, Valdeobispo, Villa del Campo además de las entidades menores como El Batán, Valrío, La Puebla de Argeme o Rincón del Obispo, entre otras. En Las Hurdes los municipios con menos de 1.000 habitantes son sólo dos: Casares de Las Hurdes y Ladrillar, aunque hay sumar las 36 pequeñas alquerías que dependen de los seis ayuntamientos de la comarca.

Desde la UCE confían en que con la adecuada justificación por parte de los responsables municipales, las pequeñas poblaciones puedan continuar con este servicio público.

Por otra parte, en cuanto a las guías telefónicas a partir de ahora la regla general será que entreguen al ciudadano la guía en formato electrónico, al menos, una vez al año. Esa entrega deberá estar acompañada de un formulario impreso para que el usuario pueda solicitar, en el plazo de 30 días, un ejemplar de la guía en papel, que deberá llegar a los domicilios en un mes desde que se pida.

Se incluye como novedad en la guía telefónica la posibilidad de que, junto con nuestro nombre y número de teléfono, se incluya también el nombre de otros mayores de edad que vivan en ese mismo domicilio.

Valoración negativa

El presidente de la Mancomunidad de Municipios de Rivera de Fresnedosa, José Vicente Granado, ha valorado negativamente esta modificación, ha dicho que "siempre que se habla de la supresión de servicios es algo negativo". Se ha referido en concreto a las ciudadanos de mayor edad que no poseen teléfono móvil o a aquellas localidades en las que no hay cobertura de todas las compañías. Asimismo, se refería a las incidencias puntuales que en ocasiones surgen con la cobertura, recientemente relacionadas con las tormentas y las incidencias meteorológicas.

Esta normativa afectará al 80% de las localidades de la mancomunidad, que tienen menos de 1.000 habitantes, aunque Granado confía en que en todos los casos se pueda justificar esa necesidad y ningún pueblo se quede sin al menos un teléfono público en una cabina o en un establecimiento.


Galería de imágenes