•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ayuntamiento de Moraleja ha decidido abrir un expediente sancionador a la empresa concesionaria del servicio del agua por posibles incumplimientos relacionados con la falta de presión en la localidad.

Tras haber instalado el ayuntamiento los equipos necesarios para que la presión se vaya incrementando paulatinamente a las redes de la localidad, el concesionario del servicio tiene la obligación de su puesta en marcha.

Hasta ahora se negaba a su puesta en funcionamiento por carecer de cierta documentación, como el contrato eléctrico, o el manual de funcionamiento de los equipos instalados por el consistorio que, pese a no considerarse imprescindible por los servicios técnicos municipales, debería haber realizado esta tarea hace años

Por otra parte, según ha informado la Oficina de Prensa del PSOE Provincial de Cáceres en nota de prensa, el servicio municipal de aguas será el que ponga en marcha un depósito elevado que incrementará la presión a las tuberías de la localidad, según acordó el equipo de gobierno en una reciente reunión.

El equipo de Gobierno municipal de Moraleja realizó el pasado otoño un estudio para analizar el problema de falta de presión del agua en determinados barrios y zonas de la población. Una situación que había venido provocando problemas a muchos vecinos ante la deficiencia del servicio.

El ayuntamiento ya adelantó que sería la propia empresa concesionaria del servicio, Isolux Corsán, quien acometiese estas acciones y mejoras, aunque también puntualizaron que en el caso de que se encontrase alguna reticencia o intento de demorar las soluciones por parte de la empresa, sería el propio ayuntamiento quien las abordase. Según explicó el concejal, Felipe Mayoral, la factura, que ascendería en torno a los 18.000 euros, sería repercutida a la propia empresa, que es la responsable de mantener el servicio en buen estado.

Con este estudio del mes de noviembre, se llegó a la conclusión de que la solución para dar mayor presión era la creación de un depósito elevado y para evitar posibles averías tras el aumento de la presión, también se instalaría una válvula reductora de presión.

Una vez realizado el estudio, en la primera fase de los trabajos se corrigieron los problemas con soluciones locales, como el caso del edificio situado en la Calle Infanta Elena donde se solucionó el problema con la sustitución de la acometida.

Posteriormente, el pasado mes de abril la brigada municipal de obras del ayuntamiento concluyó la instalación de los equipos que el consistorio ha colocado para poder hacer efectivo el incremento de presión en las redes de agua potable de la localidad y el aumento de la presión que se podrá percibirse paulatinamente, y en función de las averías que vayan surgiendo.

El proceso de instalación de los equipos aunque se anunció en noviembre pasado se ha demorado estos meses más de lo previsto a causa de "la mala situación económica en la que se encuentra el ayuntamiento, puesto que los proveedores que mejor oferta presentaron no admitían el aplazamiento del pago", según informó el consistorio.


Galería de imágenes