•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Colegio Oficial de Médicos de Cáceres y la Cámara de Comercio han firmado un convenio de colaboración cuyo primer proyecto contribuirá a reducir las muertes por paradas cardio-respiratorias. Se trata de la iniciativa Comercio Cadioprotegido a través de la que el Colegio de Médicos de Cáceres impartirá una serie de cursos destinados al personal de los centros comerciales para que actúen de inmediato en el caso de producirse un parada cardiorespiratoria.

Para ello, es importante que el personal que trabaja en las áreas comerciales -vigilantes de seguridad y dependientes, principalmente- se familiaricen con el uso de los desfibriladores semiautomáticos ya que por cada minuto de retraso en realizar la desfibrilación disminuye un 10% la posibilidad de supervivencia.

La Cámara de Comercio será la encargada de contactar con las empresas interesadas en realizar los cursos que impartirán médicos del Servicio de Emergencias 112. Además, la iniciativa cuenta con el aval de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) y con la colaboración de la empresa Medtronic, a través de su filial extremeña Calvarro, que facilitará el equipamiento técnico necesario  para la realización de estos cursos. El soporte científico lo presta Sociedad Científica de Medicina Científica.

El convenio con la Cámara de Comercio así como el proyecto Comercio Cardioprotegido es una prueba más del compromiso que el Colegio de Médicos tiene con la sociedad, según manifestó Carlos Arjona, presidente de esta entidad, en la rueda de prensa.

Cadena de supervivencia

Cada año se producen en España unos 68.500 infartos, falleciendo el 30% de las personas que lo sufren antes de recibir una atención sanitaria cualificada. Una cifra que puede disminuir si se realizan una serie de acciones que configuran la denominada cadena de supervivencia.

El conocimiento de las técnicas de Soporte Vital Básico (SVB) mejora el pronóstico de supervivencia siempre y cuando se inicien dentro de los primeros cuatro minutos tras sufrir la parada cardio-respiratoria. Y la desfibrilación temprana es la llave para la supervivencia en el 80% de las paradas cardiacas extrahospitalarias que están originadas por fibrilación ventricular. De hecho, por cada minuto de retraso en realizar la desfibrilación, las posibilidades de sobrevivir disminuyen en un 10%.

Para que la desfibrilación temprana sea posible, es necesario que el conocimiento sobre la utilización de la desfibrilación semiautomática esté ampliamente difundido. De ahí que este proyecto aspire a facilitar la integración de los primeros intervinientes en la cadena de superviencia. No hay que olvidar que la enfermedad coronaria es la primera causa de mortalidad en los países industrializados y hasta un 50% de las muertes que origina son súbitas.


Galería de imágenes