•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un hombre, vecino de Moraleja, y en aparente estado de embriaguez, la emprendió en la noche de este martes contra el conjunto escultórico del encierro y provocó cuantiosos daños materiales en una de las figuras, que cayó literalmente al suelo.

Los hechos se iniciaron hacia las 21.20 de la noche del martes, cuando el individuo accedió al interior de un establecimiento de la Avenida de Pureza Canelo próximo a las esculturas con un vaso en la mano. Sin mediar palabra, abandonó el local y se dirigió contra las polémicas esculturas ubicadas en la mediana de la travesía y comenzó a zarandear una de las figuras.

Anuncios

Como consecuencia de la presión a la que fue sometida, la figura del último toro que cierra la manada cayó al suelo con importantes daños en las patas y la cabeza. La escultura quedó totalmente destrozada e invadiendo parte de la travesía.

Anuncios

Una vez logrado su primer objetivo, el individuo tomó un trozo de hormigón y comenzó a apedrear otra de las figuras, a la que provocó daños en una de las orejas.

Testigos presenciales de los hechos telefonearon a la Policía Local de Moraleja y a la Guardia Civil, por lo que a los pocos minutos de personaron en el lugar dos patrullas que tranquilizaron al hombre y le recriminaron su actitud. Posteriormente fue conducido a dependencias policiales para prestar declaración.

FUENTE DE POLÉMICA

El conjunto escultórico del encierro es obra de Jorge Stéfano, un artista cubano afincado en la provincia de Huelva. El importe del conjunto ascendió a 15.000 euros, cantidad que fue sufragada por una entidad bancaria.

Desde su colocación en la Avenida de Pureza Canelo en el mes de junio de 2009, el conjunto escultórico ha estado rodeado de polémica. Primero porque la Consejería de Fomento instó al Ayuntamiento de Moraleja, entonces gobernado por PP e Ipex, a que retirase las esculturas de la travesía por "afectar" a la seguridad vial. Y segundo porque se produjeron destrozos denunciados públicamente por el PP a finales del mes de septiembre de 2010 que volvieron a elevar a las esculturas a la primera fila de la actualidad política municipal.

Apenas un mes y medio después, las esculturas volvieron a ser objetivo de los vándalos, pues amanecieron con pintadas en ambos sentidos de la circulación con el lema ‘No nos moverán' el primer sábado del mes de noviembre. En su segundo acto vandálico, los autores aprovecharon las horas de madrugada para expresar su disconformidad con la decisión judicial que ratificaba la resolución de la Consejería de Fomento para retirar el conjunto de la travesía.

Los destrozos provocados este martes son, por tanto, la tercera parte de un capítulo de actos vandálicos que han convertido al conjunto del encierro en fuente inagotable de polémica.


Galería de imágenes