•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El grupo municipal socialista de Navalmoral de la Mata (Cáceres) ha presentado un escrito en el Registro General del Ayuntamiento en el que solicita al alcalde que no proceda a la recepción de la obra de construcción de los pasos elevados mientras no cumplan la normativa vigente.

Según informa la Oficina de Prensa del PSOE Provincial de Cáceres, la citada normativa se recoge en una Orden del Ministerio de Fomento, de 23 de septiembre de 2008, que, entre otros, recoge que la distancia entre reductores de velocidad consecutivos deberá estar comprendida entre los 50 y 200 metros, que no se cumple en los dos instalados en la calle Cartagena, uno en el cruce con la calle de Isabel la Católica y otro llegando al cruce con Genaro Cajal; el borde de entrada debe ser menor de 5 milímetros: la altura debe ser de 10 centímetros, con una tolerancia de 1 centímetro; es decir, entre 9 y 11 centrs.; la zona elevada debe tener 4 mms, con un tolerancia de 20 cmtrs.; y la longitud de las rampas debe ser de 1 m. en zonas limitadas a 30 kms./h, 1,50 si la limitación es de 40 kms./h y 2,50 para límites de velocidad de 50 kms./h.

Según el grupo socialista, estos requisitos los incumple la práctica totalidad de los pasos construidos, y añade que la norma también estipula que se debe garantizar el drenaje del agua, de forma que no se produzcan retenciones, y en estos últimos días de lluvia "todos hemos podido ver la magnitud de los charcos que se han  formado alrededor de estos resaltos".

Para el PSOE, la citada normativa hay que ponerla en relación con el artículo 5 del Reglamento General de Circulación que, por un lado, considera que los resaltos que no cumplan con la normativa, se considerarán obstáculos en la calzada y, por otro, estipula que quien haya creado un obstáculo, tiene la obligación de quitarlo.

Con estas consideraciones, el grupo socialista quiere poner de manifiesto que si el alcalde procediera a recepcionar la obra tal y como está, se podría ver en la obligación de tener que volver a gastar dinero público en quitarlos y volver a reponer el firme, y recuerda al respecto que ya son demasiadas "las chapuzas del alcalde", como la recepción del pabellón "Antonio Jara" hace un año, sin que se haya podido poner a disposición de los ciudadanos por faltar la documentación relativa  a la documentación eléctrica.