•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Denominación de Origen Protegida Gata-Hurdes acercó hoy el arte culinario a 80 alumnos con discapacidad de la Asociación Mensajeros de la Paz en Moraleja que participaron en un desayuno saludable y asistieron a talleres formativos en torno al olivo.

Los alumnos desayunaron aceite de oliva virgen extra DOP Gata-Hurdes con tostadas de pan de pueblo y deliciosas piruletas de chocolate y aceite acogido a este mismo sello de calidad de Extremadura. El consejo regulador organizó esta actividad para descubrir las mejores propiedades de un producto natural que se produce en siete comarcas del norte de la provincia de Cáceres: Sierra de Gata, Hurdes, Valle del Jerte, Valle del Alagón, Plasencia, La Vera y Trasierra-Tierras de Granadilla.

Un grupo de alumnos se encargó de la elaboración de platos en los que el aceite Gata-Hurdes era el ingrediente fundamental, al tiempo que otros participaron en talleres formativos y elaboraron un mural de grandes dimensiones cuyo tema principal fue el olivar en el norte de Cáceres con numerosos recortables hechos con cartulinas de colores.

Aunque los participantes se atrevieron a cocinar varios platos, la receta estrella fue una piruleta de chocolate con aceite Gata-Hurdes, una golosina que, además de endulzar el paladar, permitió poner al descubierto los intensos frutados de este producto extraído de la aceituna manzanilla cacereña. La piruleta hizo las delicias, no sólo de los usuarios del centro, sino también del personal docente, que se mostró muy satisfecho con el resultado de la actividad.

Además, se sirvieron cerca de 200 tostadas de pan pueblo regadas con aceite de oliva virgen extra DOP Gata-Hurdes para completar el menú de un desayuno saludable que estuvo precedido de una charla en la que la gerente de la denominación, Ana Isabel Alonso, explicó con divertidas fichas didácticas el proceso de elaboración del aceite certificado por este sello de calidad y los beneficios que su consumo diario tiene para la salud de niños y mayores. Los alumnos se mostraron muy interesados en las explicaciones y participaron en la charla planteando varias preguntas sobre cuestiones relacionadas con la salud y el aceite o sobre las características del olivar y del aceite del norte de la provincia de Cáceres acogido a la DOP Gata-Hurdes.

Los participantes recibieron una botellita de cortesía de aceite Gata-Hurdes para que repitan la experiencia de desayunar pan de pueblo con aceite certificado en sus hogares. Mercedes Murias, presidenta de la Asociación Mensajeros de la Paz de Extremadura, destacó la gran aceptación que el acto tuvo entre los beneficiarios del centro que "colaboraron con gran ilusión en todos los talleres planteados", afirmó. De hecho, los propios alumnos fueron los encargados de poner las mesas, hornear el pan, servir las tostadas, aderezarlas con aceite Gata-Hurdes y elaborar las deliciosas piruletas de chocolate y aceite de oliva virgen extra.

Los usuarios, que residen en las comarcas cacereñas de Sierra de Gata y Valle del Alagón, también participaron en un taller de elaboración de jabón casero con aceite de oliva, leche y aloe vera y en el área de jardinería trabajan en la plantación de plantas de olivo de la variedad manzanilla cacereña mediante la técnica de la nebulización.

Es la primera vez que la Denominación de Origen Protegida Gata-Hurdes organiza una actividad dirigida a personas con discapacidad y, tras el éxito obtenido, no descarta repetir la experiencia en otros centros similares de Extremadura