•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El PSOE de Moraleja acusa al equipo de Gobierno municipal de haber aprobado el proyecto de construcción de la futura piscina climatizada sin contar con un estudio de viabilidad "poniendo en riesgo las muy deterioradas arcas municipales".

Según los socialistas falta este estudio con todos los informes técnicos que puedan garantizar un equilibrio financiero en su funcionamiento, "para que la ciudadanía no tenga que pagar entre 260.000 y 300.000 euros al año".

Es por ello, que han exigido al consistorio que no esconda la verdad y explique de forma rigurosa los gastos que supondrá la piscina climatizada, "que saldrá de los impuestos que el PP ha subido en más de un 35% con respecto de años anteriores, y se dejen de sueños fantásticos como estimar 25.000 a 30.000 usuarios potenciales".

Los socialistas indican en una nota de prensa que la piscina climatizada se costeará con el nuevo Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local del año 2010, aprobado por el Gobierno de Zapatero, que supondrá una nueva inversión para crear empleo en la población de 769.508 €.

El PSOE critica que ante esta importante inversión para Moraleja la postura del ayuntamiento es una irresponsabilidad y consideran que la alcaldesa está anteponiendo "sus aires de grandeza, a los intereses generales y no escucha la demanda social que pide la construcción de una residencia de mayores pública en los terrenos que el ayuntamiento posee".

Los socialistas también han pedido al PP que explique los motivos de su negativa a construir una residencia de mayores pública y qué intereses "espurios esconde al rechazar esta petición avalada por la firma de más de 2.000 vecinos".

Asimismo, los socialistas han cuestionado la fiabilidad del proyecto y señalan que está redactado por un familiar de la alcaldesa lo que califican como una falta de rigor.

Lo que más preocupa a los concejales socialistas, según indican en una nota de prensa, "es el desinterés de la alcaldesa sobre un tema tan serio como la salud pública", ya que indican que en el proyecto desprecian "descaradamente los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis".