La Guardia Civil ha entregado a la Policía Judiciaria portuguesa nueve esculturas de piedra de los siglos XVII-XVIII, de importante valor histórico, sustraídas en 2009 en el museo de la ciudad de Lisboa y en otras localidades del país luso.

Concretamente se devolvieron a las autoridades portuguesas cuatro bustos que regresarán al Museo de Lisboa, otras dos esculturas sustraídas de un antiguo palacio, así como un escudo heráldico y dos figuras ornamentales de una fuente de importante valor patrimonial, según especificó el coordinador de investigación criminal de la policía judiciaria de Portugal, Joao Oliveira.

   Las tallas fueron recuperadas cuando se encontraban en poder de comerciantes de antigüedades de las ciudades de Toledo, Málaga y Cádiz y tras la entrega que se ha llevado a cabo hoy se da cumplimiento a la normativa comunitaria en materia de restitución de bienes culturales.

Anuncios
Anuncios

   Los robos fueron cometidos durante el año 2009 en diversas las ciudades portuguesas como  Lisboa, Borde, Seis, Portalegre y Estoril-Cascais, según detalló el capitán del Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, Miguel Ángel Villanueva, quien subrayó "la estrecha colaboración" entre los cuerpos que investigan robos relacionados con el patrimonio artístico en ambos países.

    El capitán destacó que "ha habido una colaboración de muchos meses de duración" en la investigación relacionada con estos robos que han arrojado "resultados bastante óptimos" y que han permitido que Portugal recupere piezas "de gran valor" para su patrimonio artístico y cultural.

INVESTIGACIÓN

   Asimismo, explicó que la investigación comenzó en España a partir de la información que les dio la Policía Judiciaria lusa, que comunicó sus sospechas de que las piezas extraídas en Portugal se estaban distribuyendo en la geografía española, por lo que agentes del Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil practicaron diversas investigaciones en comercios y ferias de antigüedades hasta dar con las esculturas robadas en las ciudades ya mencionadas.

   Una vez comprobado que todas las piezas localizadas en España se correspondían con las sustraídas en los citados robos, se procedió a la intervención de todas ellas y, gracias a la colaboración del Ministerio del Cultura, a su depósito en el Museo Nacional de Arte Romano de  Mérida, donde han permanecido hasta el día de hoy.

COOPERACIÓN ANTITERRORISTA

   Según explicó el capitán, de momento, se ha detenido, en la ciudad portuguesa de Tolosa a la persona que "cometía los robos y transportaba las piezas" a España, aunque precisó que la investigación continúa abierta en el país vecino para dar con "el grupo" que está relacionado con estos robos.

   En el acto de entrega también estuvo presente Jesús Fumanal, en representación del Ministerio de Cultura español, quien destacó la "importancia" de esta operación así como la calidad patrimonial y cultural de las piezas recuperadas.

   La Guardia Civil y el Ministerio de Cultura recomiendan a los coleccionistas y poseedores de obras de arte, que con el fin de facilitar su recuperación en caso de robo, dispongan de fotografías de los mismos. Asimismo se les insta a que procedan a su inclusión en los registros e inventarios de bienes del Patrimonio Histórico Español.

   Por otra parte, el coordinador de investigación criminal de la policía judiciaria de Portugal, Joao Oliveira, indicó que sin la colaboración de las fuerzas de seguridad españolas y lusas no se hubiera llegado a recuperar estas piezas.

   "Claro que la colaboración sea en terrorismo, sea en temas de bienes culturales, sea en otro tema cualquiera es lo más importante; sin colaboración no se alcanzan resultados, no hay eficacia; la colaboración es lo más importante" explicó a preguntas de lo periodistas.