•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un operativo compuesto por agentes de la Policía Local, Policía Nacional y Guardia Civil detuvo esta madrugada a dos motoristas que circulaban a gran velocidad por la ciudad de Mérida en la tarde y noche de ayer, uno de los cuales llegó a arrollar a un agente local causándole fractura de tibia y peroné.

   Los dos detenidos, que formaban parte de un grupo de seis con edades comprendidas entre 27 y 39 años, están ya a disposición judicial, según informó el Ayuntamiento de Mérida en un comunicado de prensa.

   El gobierno local emeritense muestra así mismo su deseo de que se produzca cuanto antes la recuperación del policía local, agradece la colaboración ciudadana y comunica que va a ser "inflexible con este tipo de prácticas", según informa Europa Press.

   En la nota se explica que sobre las 18,30 horas de la tarde de ayer los vecinos de la Zona Sur-Los Bodegones llamaron al 092 porque varios motoristas con motos de gran cilindrada circulaban a gran velocidad.

   Se traslada al lugar una patrulla de la Policía Local que, cuando inspecciona la zona sobre las 19.15 horas, intenta interceptar a dos motociclistas en la Avenida Reina Sofía, uno de los cuales incluso hace un caballito delante de los agentes, quienes inician una persecución.  

JUICIO RÁPIDO

   Los motoristas llegan en su carrera hasta la rotonda de Las 3 Fuentes, donde se encuentran un vehículo policial que tiene encendidas las luces de gálibo y les da el alto a los motoristas. Estos hacen un amago de detenerse pero "es sólo un intento", ya que vuelven a dar gas a sus motocicletas y pasan entre los dos policías arrollando a uno de ellos ates de darse a la fuga.

   Mientras una patrulla atiende al agente local, el resto comienza a rastrear la ciudad con ayuda de la Policía nacional de la ciudad y la Guardia Civil de la localidad próxima de Trujillanos.

   Se visitan gasolineras de la ciudad, que tienen imágenes de los moteros y, tras una investigación policial, se intercepta a cuatro motociclistas. Uno de ellos es identificado como uno de los dos que huyeron en Las 3 Fuentes, el que hizo el caballito, por lo que se le acusa de un presunto delito de conducción temeraria y se le traslada a los calabozos a disposición del juzgado de instrucción de guardia, donde se celebrará un juicio rápido hoy.

   Sobre la una de la madrugada y viendo que sus compañeros habían sido identificados, se presenta el sexto motorista, presunto autor de un delito de atentado contra agente de la autoridad, con el resultado de lesiones graves y por conducción temeraria de un vehículo a motor, por lo que se le pone a disposición judicial.


Galería de imágenes