•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las circunstancias climatológicas retrasarán hasta el próximo mes de marzo la campaña de recolección de aceituna en el área geográfica de Monterrubio de la Serena como consecuencia de la falta de madurez del fruto.

Según los informes técnicos elaborados por la  sociedad cooperativa "La Milagrosa de Monterrubio", inscrita en el consejo regulador de la Denominación de Origen Protegida Aceite Monterrubio, las bajas temperaturas registradas en la zona de producción durante el mes de diciembre prolongarán al menos durante cuatro semanas la campaña de recogida de aceituna, que en condiciones normales concluye en febrero. La recolección, que se inició a mediados del pasado mes de noviembre, tendrá en la presente campaña una duración aproximada de cuatro meses.

También serán determinantes las últimas lluvias, que han dañado buena parte de la cosecha al provocar la caída del fruto. Según las estimaciones de la cooperativa La Milagrosa de Monterrubio, estas precipitaciones han modificado toda la planificación de la campaña de recolección de las variedades picual y cornezuelo, que pasarán de las previsiones iniciales de un 20% de crecimiento con respecto a la del año anterior, a una reducción en el mismo porcentaje. En condiciones normales, esta cooperativa recolecta durante la campaña aproximadamente 6 millones de kilogramos de aceitunas de estas variedades, con los que se elaborarán 1,4 millones de kilos de aceite.

Durante la campaña se recolectarán aproximadamente 700.000 kilogramos de aceitunas ecológicas de las que se obtendrán 161.000 kilogramos transformados en aceite y se envasarán 300.000 litros de aceite que se comercializarán en formatos de 5, 2 y 1 litro.

Las circunstancias climatológicas también influirán en los precios del aceite, que se verán incrementados como consecuencia de la reducción de la producción en toda España. Uno de los aspectos que más preocupaba a los agricultores en el inicio de la campaña era la rentabilidad de sus explotaciones si se producía una caída de los precios por debajo del umbral de producción, fijado en 2 euros por kilo.