•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Moraleja, Teresa Roca, critica que el concejal de Educación del consistorio, Rubén Blanco, también haya entrado en la política de enfrentamiento y crispación contra la Junta de Extremadura y contra todo lo que suene a PSOE al utilizar, dice, como arma arrojadiza, la reforma del colegio infantil Joaquín Ballesteros.

Roca manifiesta que este es un asunto con el que el Gobierno autonómico está muy sensibilizado y asegura que los técnicos de la Junta ya han realizado las primeras mediciones en el patio de recreo del centro para proceder a su reforma.

La portavoz socialista manifiesta que las partidas de Educación y Servicios Sociales se han visto menguadas a favor de la Concejalía de Festejos, que ha visto aumentado su presupuesto. Roca indicó que la prueba de ello es la supresión de dos monitores de actividades extraescolares, uno de psicomotricidad en el Joaquín Ballesteros, y otro de atletismo en otro centro educativo. La socialista mantiene que el responsable de Educación en Moraleja miente al decir que tan sólo hay tres inscritos en la actividad de psicomotricidad, ya que considera que es una de las más demandadas.

Sobre el comunicado hecho público por Carlos Lomo, portavoz del equipo de Gobierno, en el que rectificaba las acusaciones en las que llamaba criminales a los concejales socialistas del Ayuntamiento de Moraleja, Teresa Roca acepta estas rectificación aunque considera sus palabras como intolerables e inaceptables.

Roca volvió a referirse a la alcaldesa de la localidad Concepción González, asegurando que predica una actitud dictatorial y caciquista después de que otro de los concejales del PSOE, Felipe Mayoral, volviera a ser expulsado de un pleno, en este caso el extraordinario celebrado este martes