•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mérida y Comarca (Apyme) consideró "verdadera chapuza" la revisión catastral realizada por la Gerencia Territorial del Catastro en la capital autonómica y afirmó que se trata de un "caso insólito en toda España", según informa Europa Press. 

  

Apyme indicó que después de hacer y revisar su Asesoría Jurídica "varios cientos de reclamaciones" puede manifestar "con convicción que en la ciudad existen miles de errores en la nueva ponencia catastral".

Según informó el colectivo en nota de prensa, "muchos recurrentes" le han manifestado que "a la vista del precio establecido" por el Catastro, "desafían" al alcalde de Mérida, Ángel Calle, "a que se quede mañana mismo con sus viviendas y naves, al 50 por ciento del valor catastral total".

Igualmente, destacó que Apyme ha "comprobado" que en Proserpina, Miralrío, así como en naves y viviendas de la ciudad, "ha sido escandaloso". Por ejemplo, añadió, en Proserpina, "que carecen de todo tipo de servicios" del ayuntamiento, "valoran las viviendas en 350.000 euros y 450.000 euros". Asimismo, en cuanto a Miralrío señaló que existen naves comerciales de 700 metros cuadrados que están "valoradas catastralmente en 500.000 euros".

EL ALCALDE DEBE SOLUCIONAR LA "MASACRE"

Por ello, añadió que "para evitar este catastrazo" en el que "ha metido el alcalde a toda la ciudad", resaltó que es él quien "debe exigir y solucionar" tal "masacre comunal" con la Gerencia Territorial del Catastro, "debiendo hacer una nueva revisión" de la ponencia de valores en "toda la ciudad" con el fin de "evitar discriminaciones y desigualdades entre los ciudadanos".

De lo contrario, agregó, "aunque baje el tipo impositivo", unos ciudadanos pagarán "más y otros menos" ya que, según explicó, "la ciudad se divide en polígonos fiscales, y en la misma zona y calle hay viviendas y locales con los mismos metros y una diferencia entre unos y otros de hasta 50.000 euros en el valor de base".

De esta forma, afirmó que los contribuyentes están "confundidos porque son muchas las contradicciones", puesto que ahora el ayuntamiento, "ante la lluvia de reclamaciones y protestas" de los ciudadanos, plantea pedir la revisión de los valores.

"El Catastro, lo que debería hacer es anular las ponencias anteriores y esperar" que envíen las nuevas ponencias a los ciudadanos, sentenció.  

Finalmente, Apyme aseguró que "si las reclamaciones de los ciudadanos no se tienen en cuenta, miles de contribuyentes de forma colectiva" acudirán al juzgado "por la desidia de la Gerencia Territorial del Catastro y del Ayuntamiento de Mérida".