•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Las modificaciones de ordenanzas municipales traducidas en una subida de impuestos para los vecinos de Moraleja han vuelto a enfrentar a gobierno y oposición.

Dichas modificaciones quedaron aprobadas en el último pleno con los votos a favor del PP e Ipex, y en contra del PSOE. El portavoz del PP, teniente alcalde y edil de Hacienda, Carlos Lomo, manifestó que había más de 12 años que no se modificaban estas ordenanzas, y que si se hubiera aplicado la subida del IPC hubiese sido unos cobros desmesurados, por lo que matizó que tan sólo se ha realizado "un ajuste". De esta manera los impuestos que se modificarán son los correspondientes a los Vehículos de Tracción Mecánica, el impuesto del valor de los terrenos de naturaleza urbana (plusvalía), el servicio de recogida de basuras y el impuesto sobre Instalaciones, Construcciones y Obras.

La portavoz del PSOE, Teresa Roca, reiteró su postura contraria a esta medida, y argumentó que con estas recaudaciones el ayuntamiento lo invertirá en "fiestas y gastos superfluos".

Por otra parte, sobre la contratación de personal desempleado en las obras del puente nuevo sobre la Rivera de Gata, el equipo de Gobierno municipal mantiene que la empresa adjudicataria está cumpliendo con lo que refleja el pliego de condiciones y mantienen que cuando finalice la obra se analizará si habido algún incumplimiento.

Desde las filas socialistas, critican el recurso de reposición aprobado en el pleno del viernes pasado y mantienen que el ayuntamiento no está facilitando esa información al partido de la oposición.

Debate sobre impuestos 

El asunto ya generó debate y diferentes puntos de vista durante el pleno en el que se aprobó el presupuesto para el año 2009, el pasado 29 de junio. Entonces el PSOE criticó el plan de saneamiento aprobado con el voto de calidad de la alcaldesa, Concepción González, para sanear las arcas municipales debido al déficit acumulado en el pasado ejercicio económico.

El PSOE acusó entonces al equipo de gobierno de malgastar los caudales públicos al gastar en 2008 unos 458.000 euros más de lo que ingresó, al tiempo que se ve abocado ahora a una subida de impuestos superior, en algunos casos, al 30% y calificaban el plan económico y la subida de impuestos como despilfarro.

Entonces, la alcaldesa, Concepción González atribuyó el exceso de gastos del consistorio a las deudas contraídas por el PSOE en la anterior legislatura e indicaba que la subida de los impuestos era "insignificante" y que se había estudiado de manera que afectase lo menos posible a los ciudadanos más desfavorecidos.