•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El director técnico de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), Justo Mora, acudió hoy a la reunión de la Comisión de Desarrollo Local e Infraestructuras del Ayuntamiento de Cáceres donde confirmó que las obras de trasvase desde el embalse de Portaje hasta el de Guadiloba, "siguen según el programa de trabajo".

Mora explicó que "la obra sigue el programa de trabajo presentado por la empresa adjudicataria y aceptado por la Confederación del Tajo, según el cual el plazo de ejecución terminará en marzo de 2011".

   De esta forma garantizó la continuidad del proyecto, si bien la CHT está en estos momentos redactando una modificación del mismo para establecer un trazado paralelo por la A-66 que sustituirá a las conducciones inicialmente previstas por los puentes del Tajo, que el Ministerio de Fomento no ha autorizado.

   Según el programa previsto "la inversión por anualidades se está cumpliendo" y en 2008 se ejecutó una cantidad superior a 400.000 euros, teniendo previsto invertir 6,5 millones en 2009 y 20 millones en la anualidad de 2010.

   Ante estos datos, "el Gobierno municipal de Cáceres se muestra satisfecho de la continuidad de la obra porque resolverá definitivamente un problema estructural de captación y almacenamiento de agua a la ciudad de Cáceres mejorando también la calidad de la misma", informa el concejal de Desarrollo Local, Miguel López, en nota de prensa.

MEJORA DEL AGUA

   Por otra parte, López presentó a la Comisión un informe de la Inspección de los Servicios Técnicos Municipales que concluye que "el agua está siendo mejorada paulatinamente en su calidad de salida en la planta y que mejora las características de olor y sabor que ha presentado este último mes".

   El informe revela que el pantano del Guadiloba se encuentra por debajo del 40% de su capacidad y el trasvase desde el Almonte está dos metros por encima de las bombas, lo que ha producido que el agua de la toma se haya visto mermada a partir de la segunda quincena de agosto por las altas temperaturas y el bajo nivel de agua del pantano y del Almonte.

    "El tratamiento con ozono ha sido insuficiente para eliminar los olores por lo que se ha recurrido a complementar con cloro en la cabecera de la instalación, ajustándolo de manera que no afecte a los niveles de trihalometanos", añade la nota. Además se han puesto en marcha complementos de tratamiento como el carbón activo en planta y permanganato potásico en el bombeo de la presa.

   Estos métodos, junto a la bajada de temperaturas está dando como resultado "una mejora paulatina, aunque lenta, en la calidad del agua", matiza López. Por ello, dice el informe que es de esperar que los sabores y olores de la red vayan disminuyendo progresivamente y que en cualquier caso, la calidad del agua potable está dentro de los parámetros y valores del Decreto 140/2003 por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano, es decir, es apta para el consumo.

   Por último el informe recomienda, para mejorar sustancialmente la calidad actual, la ejecución de la segunda fase del Proyecto de Mejora de la Calidad de Agua en la Estación de Tratamiento de Agua Potable de Cáceres, que tiene un presupuesto de ejecución de 3,5 millones de euros.

   El concejal de Desarrollo Local, Miguel López, incidió una vez más en "la necesidad del consumo responsable de la ciudadanía, pues estamos en niveles de consumo de hace unos seis años aunque se han incrementado el número de habitantes y las urbanizaciones en Cáceres", concluyó.