El consejero de Industria, Energía y Medio Ambiente, José Luis Navarro, ha destacado hoy que no existe voluntad política por parte de la Unión Europea, del Gobierno de España y de la Junta de ampliar la Red Natura 2000, que actualmente ocupa el 30,2 por ciento de la superficie de la comunidad autónoma.

Navarro ha comparecido hoy ante el Pleno de la Asamblea de Extremadura para informar, a petición del Grupo Popular, sobre la situación actual y sobre las previsiones de futuro de las zonas ZEPA y LIC, que conforman la Red Natura 2000 de espacios protegidos de la UE.

El titular de Medio Ambiente de la Junta, que ha precisado que los porcentajes de espacios protegidos "no significan nada" y suponen simplemente reconocer los valores medioambientales de cada región, ha expuesto que la media española de territorio acogido a la Red Natura es del 26,64 por ciento.

Anuncios
Anuncios

Sobre el futuro de estas zonas, ha resaltado que sólo se acometerán "pequeñas actuaciones periurbanas muy puntuales", "siempre a petición de los interesados" y que no afectarán a los porcentajes globales.

Navarro ha defendido el total equilibrio entre el desarrollo de la región y la protección de los espacios protegidos, además de destacar que estas zonas no suponen una amenaza, sino todo lo contrario, "una fortaleza y un privilegio, si sabemos aprovecharlo".

En ese sentido, ha incidido en que el nuevo modelo económico pasa por un desarrollo sostenible, en el que tiene cabida el sector primario e industrial y en el que presentan unas grandes potencialidades subsectores como el turismo o las energías renovables.

Navarro ha acusado al PP de mantener en este asunto "un mensaje obsoleto" al defender "un modelo desarrollista en el que vale todo", incluida la destrucción del patrimonio natural y cultural, como ocurría hace 50 años.

Tras precisar, por ejemplo, que en Extremadura se construirán centrales termosolares en zona ZEPA, ha invitado "a todos a poner en valor esa riqueza que tenemos".

El consejero ha considerado también, por otra parte, una petición "sensata y razonable" que se demande a la Unión Europea más fondos para la Red Natura 2000.

El diputado del PP Diego Sánchez Duque, por su parte, ha criticado el "exceso de superficie" de zona ZEPA que tiene Extremadura con respecto al resto de comunidades autónomas, lo que, a su juicio, puede llegar a impedir el desarrollo económico y social de ciertas comarcas de la región.

Según datos facilitados por el parlamentario popular, en Extremadura existen 70 enclaves bajo la denominación de zona ZEPA de protección de aves, lo que supone el 27 por ciento de su territorio, frente a un 18 por ciento de la media nacional.

Sánchez Duque ha criticado las medidas excesivamente restrictivas que padecen los agricultores en estas zonas y ha recordado que 13 parques eólicos, que hubieran creado en la región 1.025 puestos de trabajo, fueron rechazados por la Junta por estar ubicados en zonas protegidas.

Al igual que el consejero, el diputado socialista José Luis Velilla ha defendido que no existe un exceso de superficie protegida y ha destacado su valor en un modelo económico sostenible, alejado de la especulación y "el ladrillo".

Velilla ha abogado por una "planificación cuidadosa" en la gestión de estos espacios, que suponen, ha dicho, "uno de los mejores catalizadores en el desarrollo socioeconómico de estas zonas".