•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Guardia Civil ha desarticulado una red cuya principal actividad delictiva consistía en asaltar camiones mientras circulaban por las vías de comunicación de España, además de robos en naves industriales situadas, entre otras provincias, en Cáceres.

En el transcurso de la denominada operación "RUTA", desarrollada en la Comunidad de Madrid, han sido detenidos veintitrés integrantes de la red -veinte de nacionalidad rumana y tres españoles-, por su presunta implicación en más de 50 hechos delictivos consistentes en robos con fuerza en las cosas, asociación ilícita y contra la seguridad del tráfico, entre otros, ha informado hoy la Guardia Civil.

Se han efectuado trece registros domiciliarios en las propiedades de los asaltantes y de los receptadores de la mercancía sustraída, en los que se ha intervenido gran cantidad de material, útiles para el robo y diversas armas de fuego.

Hasta el momento los investigadores imputan a los detenidos 50 asaltos a camiones en las carreteras nacionales a su paso por las provincias de Toledo, Madrid, Cuenca, Ciudad Real, Albacete, Valencia, Córdoba y Granada, así como robos en naves industriales de Cáceres, Ciudad Real, Jaén, Salamanca y Ávila.

En concreto, en Salamanca, uno de los robos fue cometido en una empresa de jamones de la localidad de Fuentes de Bejar, durante la madrugada del 2 de abril de 2009.

Los autores, que causaron daños valorados en unos 5.000 euros, fueron sorprendidos por el vigilante cuando ya tenían fuera del muelle de carga 95 jamones, han precisado a Efe fuentes de la Guardia Civil en Salamanca.

Otro de los robos fue cometido en una fábrica de embutidos de la localidad de La Cabeza de Bejar, la noche del 11 al 12 de mayo 2009, cuando sustrajeron 150 piezas de jamón de recebo valoradas en 8.960 euros y 250 euros en metálico.

Las investigaciones se iniciaron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que se estaban cometiendo robos en polígonos industriales y en camiones cargados con diversa mercancía, por un grupo organizado.

Como resultado de las investigaciones realizadas por agentes de la Guardia Civil pertenecientes a la Unidad Central Operativa (UCO), se consiguió identificar a todos los integrantes del grupo y se averiguó su forma de actuar.

Tras el dispositivo de seguimiento y control establecido, se puso en marcha la fase de explotación de la operación, dando como resultado la detención de los 23 presuntos integrantes de la organización.

Los ahora detenidos supuestamente recorrían a diario gran cantidad de kilómetros de las principales carreteras nacionales en horas nocturnas.

Tras seleccionar en ruta el camión apropiado para el asalto, parte de los componentes de la red, a bordo de dos o tres vehículos, se colocaban delante de él, alternándose de forma coordinada para no despertar sospechas, y le obligaban a ralentizar la marcha.

Seguidamente, otro vehículo se aproximaba con las luces apagadas por la parte trasera del camión, momento en que uno o dos de los integrantes del grupo saltaban en marcha desde este último vehículo y se sujetaban a los portones traseros del camión con la ayuda de unos arneses.

Ya asegurados y utilizando radiales con baterías autónomas, pequeños grupos electrógenos y palanquetas, forzaban los cierres de los remolques y accedían a su interior.

Una vez dentro del remolque, el asaltante seleccionaba entre la paquetería transportada la mercancía de mayor valor (material informático, joyas, telefonía móvil, perfumes, entre otros) y la lanzaban a uno de los vehículos, provistos de techo solar, desde donde otro integrante del grupo recogía la mercancía sustraída.

A continuación regresaban a sus domicilios, desde donde daban salida a la mercancía a través de receptadores.

Otra de las actividades de la organización consistía en el robo de naves industriales con importantes partidas de tabaco ya elaborado y preparado para su distribución, así como licores y jamones, que posteriormente "colocaban" en el mercado ilícito a través de sus receptadores, que previamente les habían encargado la mercancía.

Entre el material intervenido se encuentran 2 furgonetas, 8 turismos de lujo, 3 armas de fuego con su munición, diversos electrodomésticos de alta gama, dinero en efectivo, cerca de 27.000 cajetillas de tabaco, joyas y gran cantidad de herramientas que utilizaban para la realización de los robos.

Las autoridades judiciales han cursado órdenes de búsqueda y detención internacional para otros cinco integrantes de la red que recientemente abandonaron España y a los que la Guardia Civil imputa los mismos delitos.