•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La consejera de Cultura y Turismo, Leonor Flores, ha inaugurado en Almendralejo el Museo de las Ciencias del Vino, en un acto al que han asistido también el alcalde de la ciudad, José María Ramírez; la directora general de Patrimonio Cultural, Esperanza Díaz, y la directora de la Red de Museos de Extremadura, Pilar Caldera, entre otras autoridades.

Este nuevo centro museístico, obra de los arquitectos Jaime Olivera, Daniel Jiménez y Beatriz Martínez, se ubica en la antigua alcoholera de la ciudad, que ha sido rehabilitada. Situado junto a la Plaza de Toros y el Parque de la Piedad, este edificio es actualmente un testigo claro de la arquitectura industrial de principios del siglo XX. A este antiguo edificio de la alcoholera se le ha añadido una nueva construcción que conforma lo que ya se puede reconocer como el Museo de las Ciencias del Vino.

La Consejería de Cultura y Turismo ha realizado una inversión de algo más de 3 millones de euros en este nuevo espacio museístico, que pasa a formar parte de la Red de Museos de Extremadura. Sus objetivos son ser un Museo de Identidad, garantizando la conexión con la memoria y la identidad local y comarcal; un Centro Tecnológico moderno e innovador, que permita entroncar con la historia del antiguo edificio de la alcoholera que lo acoge; y por último, ser un Museo de Ciudad, convirtiéndose en un punto neurálgico de la vida social, cultural y política de Almendralejo.

Anuncios
Anuncios

El Museo se articula en torno a dos plantas. En la baja, el visitante, tras pasar por el área de recepción y acogida, se encontrará con el Área de Arqueología, donde se explica el papel que jugó el vino en la antigüedad y en el medievo, también en el contexto extremeño. La colección cuenta con piezas de los yacimientos extremeños de La Mata (Campanario), Capote (Higuera la Real) y Cancho Roano (Zalamea de la Serena), tanto piezas de vajilla doméstica como piezas de celebración.
También se presenta una recreación de un yacimiento tartésico, donde los paneles que apoyan a la escenografía permiten recrear cómo era un poblado, quiénes participaban en las ofrendas, cómo era la vida en dicha cultura y cómo el vino ya tenía un papel importante en la misma. Otro ámbito del Área de Arqueología se refiere al trasiego y el transporte del vino y a cómo su comercio en la antigüedad formaba parte de las grandes rutas y era un elemento central en las mismas. Asimismo, se dedican otras zonas a la extensión del consumo del vino en época romana, visigoda y época medieval, en este último caso con el papel de las órdenes militares, en donde las copas de vino emulan el Santo Grial.

Otra de las grandes áreas del Museo es la conocida con el nombre de "El Pasillo de las Ciencias", que ofrece una aproximación a la realidad del vino desde diferentes disciplinas científicas como la Biología, la Química, la Geología, la Física, la Zoología, la Enología y la Psicología. En el Área de la Alcoholera se recoge la historia y la importancia de las alcoholeras en Almendralejo.

Ya en la planta superior se encuentra el Área de Antropología. Identidad y Memoria, con la que se pretende ofrecer una retrospectiva del peso del vino en la cultura humana en general, y en la cultura local y comarcal en particular. Está dedicada, sobre todo, a la influencia de la cultura del vino en la sociedad rural, con un doble discurso: el de la cultura material y el del patrimonio inmaterial, mediante unos montajes dedicados a la "Identidad y la memoria" que desarrollarán los testimonios orales directos de la sociedad de Almendralejo. Por último, el Área de Interpretación está destinada al desarrollo de programas públicos y educativos, entre ellas se encuentra el Aula de la Salud del Vino.


Galería de imágenes