•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tenían que superarse los 98 casos por cada 100.000 habitantes para considerarse que la gripe había alcanzado en la región el nivel de epidemia, y ha ocurrido. La pasada semana, la última analizada por el Servicio de Vigilancia Epidemiológica, la tasa de gripe en Extremadura alcanzó los 253,7 casos por 100.000 habitantes, lo que la situó como la segunda comunidad con una mayor tasa, solo superada por Andalucía.

Desde el Servicio de Epidemiología se reconoció que la región ha superado las dos últimas semanas el "umbral epidémico" y entrado en nivel de epidemia –253,7 casos por 100.000 habitantes la semana pasada y 268,54 la semana del 11 al 17–, pero su director, Julián Mauro, matizó que aunque "estamos en plena onda epidémica la situación, que es la esperable para esta época, está más o menos estable y los casos empiezan a remitir".

Mientras, desde las subdirecciones de Urgencias y Primaria del Servicio Extremeño de Salud (SES) se aseguró que la mayor incidencia registrada no ha supuesto ningún tipo de problema, ni en las urgencias hospitalarias ni en las consultas de Atención Primaria. Pese a ello, y para evitar posibles saturaciones futuras, insistieron en recomendar a los usuarios que acudan al médico de cabecera, y no al hospital si no es estrictamente necesario, "porque lo único que se consigue es colapsar las urgencias", advirtió Rosario Bayo, subdirectora de Urgencias del SES.

El director del Servicio de Epidemiología, Julián Mauro, insistió en que la actual incidencia de la gripe en la comunidad "se encuentra dentro de lo esperable", aunque si se compara con la temporada pasada, añadió, "quizás tengamos algo más, pero porque el 2008 fue un año en el que casi no hubo gripe, fue muy benigno".

En cuanto a la actual temporada, Mauro concretó que en todas la áreas de salud de la comunidad la incidencia de la gripe se encuentra dentro de lo esperado. Reconoció, eso sí, que en algunas se ha superado puntualmente lo esperable.

 

NINGUN PROBLEMA Puntualmente la incidencia ha superado el máximo esperable durante una o dos semanas en las áreas de Mérida (la última semana del año), Cáceres (la primera semana de este año) y especialmente en la de Coria la semana pasada, del 18 al 24 de enero, "pero en todas la incidencia ha empezado ya a bajar".

Con 40,58 casos por cada 100.000 habitantes en la semana del 14 al 20 de diciembre llegó esta temporada la gripe a Extremadura. Los casos se duplicaron la semana siguiente y fue en la semana del 28 de diciembre al 3 de enero cuando, con 209,37 casos por 100.000 habitantes, se superó el umbral epidémico, registrándose las tasas más elevadas en las dos últimas semanas.

Pese a ello, ni en las urgencias hospitalarias ni en las consultas de los centros de salud se ha producido ningún problema asistencial, aseguraron Rosario Bayo, subdirectora de Urgencias, y Daniel Domínguez, jefe de sección de la subdirección de Atención Primaria del SES. "Es lógico que en esta época, como en otras muchas a lo largo del año, se tengan que absorver picos más elevados de demanda, en este caso como consecuencia de la gripe, de la agudización de determinadas enfermedades crónicas en pacientes mayores…, pero los servicios de urgencias no han sufrido ningún problema, ningún colapso…", afirmó Bayo.

Domínguez, por su parte, reconoció que la mayor incidencia de la gripe en las últimas semanas "ha aumentado un poco la presión asistencial, el número de usuarios en consulta, pero no ha habido saturación ni ningún problema de aglomeración importante que requiriera, por ejemplo, reforzar el cuadro médico".


Galería de imágenes