•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La carpa navideña de la plaza Mayor se inaugurará el próximo sábado con un concierto de clásicos del pop español de los 80 y cerrará en Nochevieja con un cotillón gratuito. La iniciativa del ayuntamiento, que ha corrido con los 15.000 euros de gastos del montaje, ha sido adjudicada a los hosteleros Alfonso y Francisco Rubio y Eduardo Rodríguez, que regentan los locales de copas Aquelarre, Farmacia de Guardia, Down y Teeboo. Al concurso se presentaron cuatro ofertas, según explicaron ayer fuentes municipales, que apuntaron que el procedimiento elegido ha sido la invitación a los interesados mediante anuncios en prensa. Los adjudicatarios calculan que invertirán entre 20.000 y 30.000 euros en la adecuación de la carpa, que tendrá calefacción, tarima y barras de madera, además de decoración especial.

Con capacidad para 2.500 personas y más de 800 metros cuadrados, el acceso será gratuito, incluido el cotillón de Nochevieja con animación, regalos y música. La carpa permanecerá abierta cuatro días –27, 28, 30 y 31– conforme al horario especial de Navidad. Rubio dijo ayer que la idea inicial es que el cierre se produzca en torno "a las cuatro o cinco de la mañana". Los precios serán de 4,50 euros para copas y de tres la cerveza y se mantendrán igual en el cotillón.

Además, está prevista una fiesta de mayores para el domingo 28 y las actuaciones de Llares Folk y Mansaborá el martes 30. Lo que aún falta por definir es el personaje popular que se encargará de animar las campanadas. Rubio dijo que se ha contactado con varios famosos y apuntó que en los próximos días se conocerá el nombre del elegido.

Los tres empresarios, que comparten negocios desde hace más de una década, tienen amplia experiencia. En el 2003 dirigieron la pista del hípico y en las ferias la caseta El Museo. "Queremos que la gente vea nuestro trabajo, que hacemos cosas por la ciudad", dijo Rubio para explicar por qué decidieron concurrir a la explotación de la carpa.