•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El plan especial actual no puede resolver cuestiones como cómo introducir nueva arquitectura dentro del perímetro del centro histórico, que también debe tener cabida de forma ordenada", explicó ayer el asesor de Intramuros y experto en Urbanismo Antonio Campesino. Y continuó: "el plan actual tiene casi dos décadas cuando lo normal es que se revise a los 10 años", "está desfasado y lo están las fichas de los inmuebles, que acogen a criterios de protección que no se corresponden con valor del edificio en muchos casos; y no entiende la rehabilitación como un proceso vivo", por lo que carece de "políticas de rehabilitación de viviendas", argumentó el experto para justificar la "urgencia" con la que quieren que se efectúe la revisión del Plan Especial de Protección del Centro Histórico de Cáceres.

Para abordar esta cuestión, que se incluye como uno de los subproyectos estratégicos de Intramuros, la mesa técnico-política del proyecto de regeneración del centro histórico acordó ayer que el concejal delegado del proyecto Felipe Vela, -acompañado por técnicos y el asesor del proyecto, Antonio Campesino- se entreviste con la alcaldesa, Carmen Heras, para poner sobre la mesa la necesidad de comenzar los trabajos de revisión del plan especial.

Anuncios

A juicio de Campesino, el actual -que data de 1986 y se aprobó definitivamente en 1990- está "vigente pero inservible, debido a los errores propios de su nacimiento, al paso del tiempo y a las modificaciones que se han hecho, al capricho de cada corporación desde entonces.", afirmó ayer.

Anuncios

"No puede haber una revisión puntual más, debe ser una revisión completa", explicó. En ella va a colaborar el propio proyecto Intramuros porque le va a proporcionar parte de la documentación necesaria para su elaboración como es la información procedente de los trabajos de repoblación social, revitalización y el plan director. Se creará además una oficina de gestión -el actual depende de Urbanismo-, en la que se agentes públicos y privados podrán trabajar en la gestión del centro histórico, avanzó el asesor.

Con esta fórmula, el tiempo que se tarde en contar con un nuevo plan especial, "dependerá de la disponibilidad de la alcaldía y de que se realice en el menor tiempo posible la redacción de los pliegos técnicos y administrativos para sacar el plan concurso", señaló ayer a este diario Campesino. Avanzó que el trabajo que se está llevando a cabo dentro del proyecto Intramuros permitirá "reducir", el plazo necesario para aprobar este plan de ordenación en intervención en la ciudad monumental ya que "más del 50% del trabajo ya estará hecho".

De esta forma, y según su estimación, se reduciría de tres o cuatro años a dos: uno para que el equipo técnico lleve a cabo la redacción y otro para los trámites administrativos necesarios -aprobación parcial, aprobación inicial, exposición pública y aprobación definitiva del proyecto por la consejería de Cultura-. Con esta fórmula el nuevo plan especial podrá incluirse además en el expediente de la candidatura de Cáceres, que deben presentar en 2011.

Campesino criticó que el plan actual "no permite intervenciones que debería poder permitirse", por una mala catalogación de edificios que no tienen ningún valor. A juicio de Campesino, esto interfiere además en que se lleven a cabo reformas en viviendas, y afecta a la habitabilidad en la ciudad monumental. "Para revitalizar la zona como pretende Intramuros es necesario que el plan Especial permita habitarla y ordene cómo hacerlo", dijo.

La ventaja en este caso, según apuntó Campesino, es que la mesa técnico-política de Intramuros "ya está aportando soluciones a cuestiones que van apareciendo, como ordenación de la plaza, accesibilidad, conexión, inventario de locales", que se incorporarán después al futuro plan especial.

En la sesión de ayer, la segunda que se celebra desde que se constituyera oficialmente la mesa, se siguió analizando la mejora de los accesos al centro histórico desde la Plaza de Obispo Galarza y valorando distintas opciones que podrían plantearse para hacer más accesible la entrada a las Plazas de la Concepción y Mayor, desde esta zona. Además se planteó la necesidad de devolverle su multifuncionalidad a la Plaza Mayor con una reforma por concretar.


Galería de imágenes