•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Agentes de la policía local realizan unos 400 controles al día para comprobar quién habla por el móvil mientras va conduciendo dentro del casco urbano con motivo de la campaña que ha puesto en marcha la Dirección General de Tráfico (DGT) y a la que Almendralejo también se ha sumado.

Esta campaña comenzó el 12 de noviembre y se llevará a cabo hasta el 25 del mismo mes, como ocurre en miles de ciudades españolas. El objetivo de la misma es acabar con la utilización del móvil cuando se está conduciendo, ya que provoca un alto porcentaje de accidentes por las distracciones que ocasionan. Otro fin es informar a los conductores de cuáles son los manos libres que están homologados y se pueden utilizar mientras se conduce.

Anuncios

Según explicó ayer el jefe de la policía local, Antonio Ramírez, los controles se hacen en dos turnos, uno por la mañana y otro por la tarde, en los que trabajan una pareja de agentes. Los puntos dónde se realizan son muy variados, pero normalmente suelen estar en la plaza de Extremadura, en la rotonda de la Fuente del Riñón o Las Ranas o en la calle Real. Desde que se puso en marcha, estos agentes controlan una media de 400 conductores al día, 200 por la mañana y el resto por la tarde. Según Ramírez a todos no se les para, pues si observan que no van hablando se les deja ir o se les para con el fin de ver qué tipo de manos libres lleva.

Anuncios

En el caso de percatarse de que un conductor va hablando directamente con el móvil o lleva un auricular (que no están permitidos), le para y se le aplica la sanción reglamentaria, una multa de 100 euros y la perdida de tres puntos. Según Ramírez, la cuantía está reflejada en las ordenanzas municipales, pero en caso de que un conductor sea denunciado por la Guardia Civil en una carretera por cometer esta infracción la multa puede ser mayor y también iría acompañada de la perdida de más puntos.

Ramírez señaló también que los infractores suelen poner algún tipo de excusa como "que era un momento" o "es que me ha acaba de llamar mi mujer" cuando suele ser cogidos.

La policía local no hará público el número de sanciones y denuncias que se han puesto en estos primero cinco días hasta que la campaña termine. Según explicaron ayer los agentes que se están dedicando a ello, además se les informa sobre qué tipo de soportes tecnológicos, como es el caso de los navegadores, se pueden usar.

Según la DGT, el uso del teléfono móvil es un factor que multiplica por cuatro el riesgo de sufrir accidentes. Mientras se habla por teléfono, aunque sea con manos libres, se pierde la capacidad de concentración necesaria para conducir: no se mantiene una velocidad constante, la distancia de seguridad no es suficiente con el vehículo que circula delante y el tiempo de reacción aumenta considerablemente entre medio y dos segundos, dependiendo del conductor. Las distracciones son la segunda causa de siniestralidad vial en nuestro país, la mayoría de ellas, fácilmente evitables y que supondrían una drástica disminución de los accidentes de tráfico y, por tanto, de fallecidos.

Además, la policía realizará una campaña informativa en los medios de comunicación.


Galería de imágenes