•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El nuevo comisario jefe provincial del Cuerpo Nacional de Policía en la provincia de Cáceres, Luis Ochagavía Sánchez, toma posesión de su cargo en la Subdelegación del Gobierno en la capital cacereña y anuncia que los tres pilares en los que sustentará su mandato son "colaboración, trabajo y respeto".

Ochagavía, que llega a la provincia cacereña después de cuatro años y medio como comisario de Mérida, indica que afrontará su mandato basándose en la colaboración policial, en la coordinación entre distintas administraciones y apoyándose en colectivos vecinales y medios de comunicación "porque ellos son el altavoz que transmite nuestro trabajo".

Además, según el periódico de Extremadura, ofrece un trabajo "serio y responsable" y un "respeto" a los derechos de los ciudadanos y las garantías procesales de las personas que permanezcan en custodia de la policía. Ochagavía llega a Cáceres con vocación de quedarse y tanto es así que se despidió esperando que cuando "en 2016 estemos disfrutando de la capitalidad" él "siga aquí aplicando esos criterios de trabajo".

Por su parte, el jefe superior de Policía en Extremadura, Ángel Galán, destaca del nuevo comisario que es una persona con un perfil de mando "bueno, intuitivo, trabajador, capaz y conocedor de lo que es la sociedad extremeña", y le propuso "un reto" que es que se ocupe de "algún problemilla" que hay en Plasencia, que "aunque no es importante, sí es suficientemente mediático para que se haga cargo".

El acto de toma de posesión estuvo presidido por la delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira, que elogia el trabajo que Ochagavía ha realizado en la comisaría de Mérida y se muestra convencida de que "pondrá todo su empeño en conseguir la colaboración y la coordinación de los agentes que intervienen en la seguridad de los ciudadanos".

Reconoce que Cáceres es una de las provincias "más seguras del país", pero pide al nuevo responsable policial que se siga trabajando en reducir los índices de criminalidad para conseguir una mejor calidad de vida de los ciudadanos. "Los ciudadanos no sólo tienen que estar seguros, sino sentirse seguros", subraya Pereira, que abogó por una presencia policial "transparente, clara y diáfana" en la sociedad.