•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un piso de la calle Bellavista de Mérida en el que dormían un matrimonio y su hijo de 4 años quedó a las seis de la madrugada de hoy completamente calcinado tras declararse un incendio por causas aún desconocidas, sin que haya que lamentar daños personales ya que los inquilinos que estaban durmiendo consiguieron salvar sus vidas "al escuchar la explosión" de la televisión.

Según explica a El Periódico Extremadura la dueña de la vivienda, Aroa Ruiz, al escuchar el estruendo provocado por el estallido "del cristal de la tele" despertó y sintió "miedo" al ver su habitación prácticamente llena de humo, por lo que cogió a su hijo en brazos y lo único que pensó fue "en salir" a la calle, recuerda muy impresionada.

"Había mucho humo y más fuego en la salita, intenté alertar a la gente pero me vine abajo", apunta, antes de añadir que –al encontrarse ya a salvo en el portal del edificio, junto a su marido, Julián Bravo, y a su pequeño Daniel — entonces se quedó "inconsciente" y fue trasladada al hospital por un vecino.

Por su parte, Francisco Manuel Pineda, que vive en la puerta de al lado y condujo a su vecina al hospital, señala que cuando vio a Aroa ésta "apenas respiraba" y había "perdido el conocimiento", por lo que fue atendida en el Hospital de Mérida de una "crisis nerviosa".

Asimismo, indica que los tres inquilino "se han librado por suerte", ya que el piso ha quedado "totalmente destrozado" debido a la virulencia de las llamas y a la rapidez con la que se propagó.

Al lugar del suceso, alertados por el vecindario, acudieron varias dotaciones de Bomberos del Parque de Mérida y del de Almedralejo, así como un unidad medicalizada del 112. Estos efectivos procedieron a extinguir el fuego y por prevención desalojaron al resto de residentes del edificio, los cuales pudieron regresar a sus casas hacia las 9.00 horas de esta misma mañana.

Asimismo, se personaron también técnicos del ayuntamiento emeritense, que todavía se encuentran en el piso tratando de apuntalar el techo "para que no ceda" ya que debido al exceso de calor se ha sobrecalentado y su estructura podría estar dañada, según indica un hermano del inquilino, Jaime Bravo.

Este joven da "gracias a Dios" porque sus familiares hayan resultado ilesos y se encuentren "bien" tras el fuego que ha dejado totalmente desnudas y calcinadas las habitaciones de la vivienda. "Mientras sean daños materiales no le doy importancia".

En cuanto a las causas que han podido provocar el incendio, José Antonio Ruiz, hermano de la afectada, señala ,que a la espera del resultado que arrojen las investigaciones, de momento, las primeras hipótesis apuntan a que de originó "en la salita" de la casa debido a "un cortocircuito".


Galería de imágenes