•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El portavoz municipal, Francisco Javier Castellano, y el presidente provincial del Partido Popular, Laureano León, recordaron ayer que la responsabilidad de sacar adelante el Plan General Municipal (PGM) de urbanismo es del Partido Socialista, de Izquierda Unida y de Foro Ciudadano (FC). Ambos no aceptaron la propuesta del edil de FC, Felipe Vela, para que se produzca un acercamiento de Foro Ciudadano y el PP que facilite la aprobación del plan. Y además instaron a la alcaldesa, Carmen Heras, a que se someta a una moción de confianza por carecer "de los votos para gobernar Cáceres y para tomar decisiones que afectan al interés general", en alusión a la aprobación del plan.

Pero los dos también anunciaron que en los próximos días se aportarán desde el Partido Popular "soluciones" concretas para adaptar el plan a las objeciones de la Junta, que lo tiene suspendido. León concretó que esto no significa que se vayan a aceptar todos los recortes en el plan que hasta ahora se han propuesto.

El gobierno local contestó ayer, primero en un comunicado y luego con declaraciones de Heras, que el plan que está en discusión se inició con un gobierno del PP, que ni el PSOE ni IU votaron a favor, y que lo que se intenta desde el gobierno es "sacar adelante el plan por el interés general que tiene, pero se tropieza con la poca perspectiva política del portavoz del PP", se precisa en el comunicado, en el que se subraya que es el portavoz municipal del Partido Popular el que no quiere aprobar el plan general, pese a que "otros miembros de su partido creen que debe aprobarse"

La comparecencia de Francisco Javier Castellano y Laureano León se produjo dos días después de la comisión local de Urbanismo en la que el concejal de IU, Santiago Pavón, puso unas condiciones para dar su voto al plan general que ni Vela ni Heras han aceptado. Los dos seguirán hablando con Pavón, incluso Heras recordó que el edil de IU ha dicho que hay cosas que "se pueden reestudiar". Pavón propuso recortes en el plan que van más allá de la propuesta técnica que Heras y Vela veían como documento base para sacar el PGM.

Tras lo ocurrido en la comisión, Vela puso el miércoles las miras en el PP, incluso ofreciendo su voto para aprobar el plan general. Un voto que tiene sus condiciones: el PP debe aceptar recortes en el PGM para adecuarse a las objeciones de la Junta, pero los reajustes serían menores que los del documento base, ya que los recortes no afectarían a la Montaña. Vela precisó el pasado miércoles que esas condiciones las había hablado con Heras la tarde del martes. Preguntada ayer por la propuesta de Vela, la alcaldesa dijo que no hay que entenderla solo como una oferta de voto al PP, sino como que Vela pone su voto para que el plan se apruebe. Sobre la posibilidad de que el PSOE se sumase a ese acuerdo, indicó que depende de lo que se ponga sobre la mesa y de si hay puntos de encuentro.

No obstante, un plan general aprobado solo con los votos de PP y FC, Vela aseguró que su propuesta no estaba condicionada a que antes PP y PSOE llegasen a un acuerdo, haría que Heras y su grupo municipal tuviesen que gestionar un plan general que no han ratificado, salvo que haya un cambio de gobierno, posibilidad que Vela ha descartado, ya que no apoyará una moción de censura.

Ayer tocaba al PP responder a Vela. Castellano y León restaron validez a su oferta porque, entre otros motivos, "hay un problema de confianza elemental que todo el mundo conoce", por lo que le pidieron hechos "si quiere ganar credibilidad", y lo primero que le solicitaron fue que dejase las delegaciones de la alcaldía (nuevos párkings, el centro de ocio y la presidencia de la comisión ejecutiva del 2016). Además le instaron a que denunciase el pacto de legislatura que tiene con la alcaldesa porque "muchas veces ha sido incumplido por Heras".

En su comunicado, el gobierno volvió a descalificar a Castellano como interlocutor para hablar del PGM porque "no es capaz de sentarse en una mesa de forma civilizada de cara a buscar acuerdos".