•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Un dispositivo especial velará por la seguridad de los ciudadanos que visiten el cementerio de Villanueva de la Serena durante la festividad de Todos los Santos. Lo integrarán ocho agentes de la policía local por cada turno (mañana y tarde), otros tantos voluntarios de Protección Civil, que atenderán a los visitantes y regularán la llegada de vehículos, y dos parejas de la Guardia Civil que, como cada año, controlará el peligroso cruce de acceso al camposanto desde la carretera de Campanario.

También habrá un servicio especial de autobuses que trasladará a los vecinos desde las 9.30 de la mañana hasta las siete de la tarde de forma ininterrumpida. La salida estará en el cruce Fajardo y saldrán con una periodicidad de entre 15 y 20 minutos. El concejal de Cementerio, Alfonso Castilla, explicó ayer que el transporte público tendrá preferencia para llegar hasta la misma puerta del cementerio, al igual que los vehículos particulares que trasladen a personas con problemas de movilidad.

En cuanto a las instalaciones, Castilla indicó que una apisonadora ha mejorado la zona destinada a los aparcamientos de tierra, los jardines han sido adecentados y solo quedan por asfaltar tres calles de tierra en el margen derecho del interior del recinto y el 50% de la ampliación del camposanto. Unos trabajos que, informó el concejal, continuarán la próxima semana tras la festividad de los Santos. Esta obra es posible gracias a una ayuda concedida por el Ministerio de Igualdad y Empleo de 63.400 euros con cargo a los fondos Aepsa para la contratación de 37 parados del régimen agrario.

La novedad es que se espera la llegada de una plataforma elevadora, que servirá para facilitar las labores de entierro en los nichos más altos, puesto que podrá elevar los féretros hasta tres metros de altura; hasta ahora se hacía con una simple escalera, con el peligro que ello implica para los trabajadores. Como dato, el pasado año hubo 200 entierros en Villanueva de la Serena, la mitad de ellos en la nueva zona, y el resto en nichos de su propiedad.