•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ministerio de Fomento pone en servicio el tramo Trujillo-Plasenzuela de la autovía A-58, de Trujillo a Cáceres, con un longitud de 12.5 kilómetros y con una inversión de 40,71 millones de euros, cantidad que incluye el coste de las expropiaciones (970.000 euros).

Según informa el periódico de Extremadura, esta autovía conecta la A-5 (autovía del Suroeste) con Cáceres, por el corredor de la carretera convencional N-521. La longitud de la A-58 es de 47,14 kilómetros y cuenta con un inversión total prevista superior a los 130 millones de euros.

Su construcción se ha dividido en cuatro tramos: Trujillo-Plasenzuela; los tramos en ejecución Plasenzuela-Santa Marta de Magasca y Santa Marta de Magasca-Cáceres (Este); y finalmente el tramo A-5-Trujillo, que se encuentra en servicio desde el 27 de noviembre de 2007.

Para la conexión desde Cáceres (Este) con la A-66, en octubre de 2007 el Ministerio de Fomento contrató la redacción de un nuevo estudio informativo, que se encuentra en avanzado estado de elaboración, con el objetivo de estudiar las posibles alternativas de la conexión de la A-58 con la A-66, rodeando la ciudad de Cáceres por el Sur, y compararlas con la alternativa inicialmente prevista por el Norte.

El tramo Trujillo-Plasenzuela sigue un trazado paralelo a la carretera convencional N-521. Se mantiene al sur de la misma, situándose entre los puntos kilométricos (PP.KK.) 4 al 17 de la citada carretera, según informa el Ministerio de Fomento. Conecta con el tramo A-5-Trujillo (variante de Trujillo), que se encuentra en servicio desde el 27 de noviembre de 2007, y con la carretera N-521, a través de los enlaces de La Cumbre y Plasenzuela, dando continuidad al itinerario Trujillo-Cáceres, hasta la puesta en servicio de los siguientes dos tramos en construcción de la A-58.

Cuenta con dos enlaces que conecta la autovía A-58 con las carreteras comarcales CC-57.2, de La Cumbre a Santa Marta de Magasca, y la CC-27.1, a Plasenzuela, quedando la N-521 funcionalmente como vía de servicio. La tipología adoptada para ambos enlaces es de "diamante con pesas".

El trazado tiene un radio mínimo de 2.500 metros (m) y pendiente máxima del 4%. La sección tipo en el tronco de autovía está compuesta por dos calzadas de 7,00 m de ancho con dos carriles de circulación de 3,50 metros; arcenes exteriores de 2,50 metros e interiores de 1,00 metros, bermas con una anchura de 1,00 m y mediana de 6,0 metros.

Se han construido nueve estructuras, en concreto, cuatro pasos superiores de caminos, un paso superior de enlace, un paso bajo autovía de enlace y tres viaductos sobre los arroyos Magasca, Magasquilla y Gibranzos.

La obra incluye además un total de 40 obras de drenaje transversal (ODT), 20 de ellas en el tronco, de las cuales siete se han sobredimensionado para compatibilizar su uso como paso de ganado, todo ello a fin de lograr una adecuada permeabilidad transversal de la Autovía; otras nueve en ramales de enlaces y 11 en caminos.

Durante la ejecución de la obra se ha llevado a cabo una prospección arqueológica a lo largo de la traza, recogiéndose las afecciones a elementos del Patrimonio Histórico y desarrollando el seguimiento arqueológico de las mismas. Se ha dado cumplimiento a la declaración de Impacto Ambiental llevándose a efecto plantaciones en la mediana, enlaces y márgenes así como otras medidas de protección de la fauna, del sistema hidrológico e integración paisajística.

Se completa la obra mediante la correspondiente señalización horizontal y vertical, balizamiento y defensas, cerramiento de los márgenes de la autovía, reposición de servicios afectados y otras actuaciones complementarias.