•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Servicio Extremeño de Salud (SES) inicia esta semana la campaña de vacunación contra el virus del papiloma humano en los centros educativos. Para ello, según recoge El Periódico Extremadura, equipos sanitarios se desplazarán a los colegios para vacunar a las niñas nacidas en 1994 y que cumplan 14 años en 2008.

La consejera de Sanidad y Dependencia, María Jesús Mejuto, anuncia la adquisición de 15.000 dosis, cuyo coste se eleva a 1.404.000 euros. Esta vacuna se administra en tres dosis y se necesita la autorización paterna de cada niña. La primera dosis se aplica esta semana y los equipos sanitarios visitarán todos los centros educativos de la región; por su parte, la segunda dosis se aplicará a los dos meses, y la tercera dosis, a los seis meses.

La consejera calcula que la campaña finalizará el 30 de mayo de 2009, y a partir del próximo curso comenzarán a vacunarse las niñas que cumplan 14 años durante el próximo año, es decir, las nacidas en 1995, y así sucesivamente.

Según Mejuto, se ha elegido vacunar a las niñas de 14 años porque "a esta edad la inmensa mayoría no ha comenzado a tener relaciones sexuales, y la eficacia de la vacuna es mayor", ya que este virus se transmite principalmente por vía sexual.

Se trata de un virus que "se transmite con mucha facilidad, especialmente en mujeres jóvenes al inicio de las relaciones sexuales" y es una infección "transitoria y asintomática" que en el 90 por ciento de los casos ha desaparecido dos años después de haberse contraído.

Sin embargo, apunta la consejera, en algunos casos la enfermedad permanece y desarrolla el cáncer de cuello de útero pasados entre 10 y 12 años de haber contraído este virus, de ahí la necesidad de vacunar antes de entrar en contacto con el virus. Alerta que la vacuna que se administrará no contiene este virus, sino que desarrolla anticuerpos que lo combaten en caso de que aparezca.

La vacuna que se administrará en Extremadura protegerá contra la infección de cuatro serotipos, el 6, 11, 16 y 18, que pueden provocar cáncer de cuello de útero, lesiones genitales precursoras de cáncer cervical vulvar y vaginal, y verrugas genitales.

En cualquier caso, Mejuto aclara que esta vacuna protege el 70 por ciento de los casos de cáncer de cuello de útero, ya que hay otro 30 por ciento que está producido por otro tipo de virus, por eso destaca que es necesario seguir manteniendo los programas de cribado que se vienen desarrollando hasta ahora.

En Extremadura, según los datos aportados por Mejuto, la tasa de incidencia del cáncer de cuello de útero es de 6,57 casos por cada 100.000 mujeres, mientras que la mortalidad está en 1,87 casos por cada 100.000 mujeres.


Galería de imágenes