El Juzgado de lo Penal número 2 de Santander ha condenado a un año y siete meses de cárcel a un hombre de 53 años, y natural de Badajoz, que grabó con una webcam unas imágenes de alto contenido erótico de una mujer a la que había conocido a través de internet y amenazó con difundirlas cuando ella quiso dejar la relación.

Según la sentencia, el acusado inició en el 2005 una relación a través de un chat con una mujer de Santander bajo una identidad falsa, que justificó por medio de la fotografía de un hombre de 35 años, funcionario y agente de policía.

En una de las conversaciones, la mujer se prestó a que su pareja, que residía en Andalucía, la viera haciendo juegos sexuales de alto contenido erótico. El acusado grabó las imágenes sin el consentimiento de la mujer.

Anuncios
Anuncios

Dos meses después de iniciar la relación, al acusado se le averió el equipo informático, por lo que facilitó a la mujer la dirección y el correo de un amigo que sí tenía webcam.

La mujer accionó el equipo de visión, pudo percibir la verdadera fisonomía de su pareja, que "en nada se parecía" a la de la persona de la fotografía, y descubrió el engaño.

Cuando comunicó al acusado que iba a dejar la relación, éste la amenazó con enviar las grabaciones a su trabajo y a casa de sus padres, a través de la red.

La víctima realizó un viaje a Sevilla y a Málaga con la intención de recuperar las imágenes, pero no lo logró, por lo que regresó a Santander y puso fin a su relación.

El juez considera que estos hechos constituyen un delito de coacciones, por el que impone al acusado siete meses de cárcel, y otro contra la intimidad y la propia imagen, por el que le condena a un año de prisión y a una multa de 3.400 euros.

Además, deberá indemnizar a la mujer por daños morales con 3.000 euros.


Galería de imágenes