•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dos establecimientos del centro urbano, uno de ropa de marcas, Mafalda, y otro de venta de motos y accesorios, Casa Pardo, han vuelto a ser objetivo de los ladrones este pasado fin de semana. El primero de los hurtos ocurrió en la noche del viernes. A las 20.50 horas agentes de la policía local que se encontraban patrullando por la calle Francisco Pizarro fueron requeridos por varios vecinos que aseguraban que acababan de robar en la tienda Mafalda, en la calle Cervantes.

Tras acercarse al establecimiento comprobaron que varias mujeres corrían hacia el parque del Espolón llevando numerosas prendas de vestir entre los brazos. Tras alcanzarlas, la policía pudo comprobar que también habían depositado debajo de los vehículos varias bolsas de tela de grandes dimensiones que contenían gran cantidad de las ropas que acababan de sustraer, que la policía recuperó en su totalidad y que la dueña de la tienda atracada valoró en 4.000 euros. Tambén fueron detenidas cinco rumanas.

Anuncios

La propietaria de la tienda –que ayer estaba cerrada– sufrió un ataque de nervios en el momento en el que se produjeron los hechos. Todas las detenidas fueron trasladadas por los agentes de la policía local a la comisaría de la Policía Nacional donde se presentó la denuncia por un presunto delito de hurto. Las detenidas, F. P., de 33 años, I. C., de 37 años, M. R., de 28 años, S. T., de 26 años y F. T., de 40 años, quedaron a disposición del Juzgado de Instrucción número 1.

Anuncios

El segundo robo tuvo lugar en la madrugada del lunes en una de las tiendas de Casa Pardo, en la plaza del Mercado, para lo cual los autores aprovecharon la obra que se hace al lado del establecimiento y usaron material de la misma –como cuerdas y escaleras– para subir al tejado del local, en el que abrieron un agujero pequeño por donde entraron y sustrajeron el material.

Según uno de los dueños, Carlos Pardo, se llevaron material deportivo, como complementos para las motos y las bicis y todas las monedas sueltas de la caja. Pardo señaló ayer que los destrozos ocasionados valen más que todo lo que se han llevado. Además, apuntó que no se pudieron llevar ninguna bici o moto al no caber por el agujero.

Casa Pardo sufrió en mayo otro robo similar. Los autores también saltaron por la obra y abrieron una claraboya, que luego fue cerrada y techarda, pero ayer aseguraron que han entrado por el mismo lado. Incluso, los responsables de la obra tomaron medidas para que no se pudiera acceder con facilidad.

A estos dos, hay que sumarle otros dos también en el centro. Uno en la ferretería Chacón, en la calle Francisco Pizarro de donde se llevaron una gran cantidad de material y otro en la tienda de moda Chambra, en Moreno Nieto de donde sustrajeron la ropa de la nueva temporada. A estos hay que añadir los producidos en otras zonas, como el de los bares La Silera y el Cazador.


Galería de imágenes