•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los vecinos de Llera, una de las barriadas de Badajoz que más ha crecido en los últimos años, están de enhorabuena porque el Ayuntamiento de Badajoz con la empresa Aqualia han acordado incorporar la obra de sustitución de toda la red de colectores que integran el saneamiento de este barrio en las modificaciones del Plan Director de Saneamiento que serán aprobadas hoy por el pleno de la corporación municipal. Esta obra es la más costosa de cuantas se han introducido ahora en el plan, pues está presupuestada en 2.010.374 euros.

La actual red de saneamiento de esta barriada está constituida en su totalidad por tuberías de hormigón centrifugado de 200 y 300 milímetros de diámetro, una dimensión que según el informe municipal que ampara la decisión de acometer la obra es "insuficiente para absorber el caudal que se recoge", sobre todo en época de lluvias intensas.

Esta situación ha provocado continuas protestas de los vecinos debido a que se les inundan las vivienda y, sobre todo, porque los colectores entran en carga cuando hay lluvias abundantes, provocando incluso que las aguas fecales salgan a la vía pública. El mismo informe reconoce que esta barriada ha sufrido en los últimos años "un crecimiento considerable" por lo que "se hace necesario y es de interés público" que se le pueda dotar de una infraestructura de saneamiento "correcta".

Según ha explicado a este diario el concejal responsable del servicio de Aguas, Alberto Astorga, se va a cambiar "prácticamente" toda la red de la barriada de Llera, porque el tamaño de la tubería, que ya no se utiliza, es demasiado estrecho. Hay calles, como la Gutenberg, donde ha habido más problemas porque cada vez que llueve, entra agua en las viviendas unifamiliares a través del saneamiento.

Astorga señala que se trata de una actuación "necesaria" aunque no se la han planteado como urgente, en cuanto a que se vaya a acometer inmediatamente pues hay otras contenidas en el plan que se acometerán de forma más inmediata. Sin embargo, dice que "si el plan se ha modificado es porque estas obras corren prisa, por lo que quiero que se empiecen cuanto antes".

Esta actuación es la última que el ayuntamiento y Aqualia ha decidido introducir entre las modificaciones al Plan Director de Saneamiento, junto a otras que se consideran igualmente necesarias, como son la de ampliación del colector de Las Vaguadas (con la instalación de un nuevo colector de saneamiento en la margen izquierda del arroyo de Calamón), el colector de la zona sur de esta misma barriada, la renovación de las tuberías de abastecimiento de agua potable en la zona de Entrepuentes y las obras del emisario y la estación depuradora de aguas residuales para la barriada del Corazón de Jesús.

Todas estas obras, junto a la de Llera suman 4,8 millones de euros, cantidad que se ha descontado de otros proyectos que se han suprimido del plan director porque, o bien se van a acometer con financiación externa, como la ampliación de la estación depuradora de Rincón de Caya y la renovación del Caño de la Cambota, o ya no es urgente, como la plaza de Cervantes.