•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los vecinos de la zona del Berrocal y locales de la movida nocturna ven con buenos ojos el estudio encargado por el ayuntamiento para poner horario al botellón. Unos y otros apoyan que las celebraciones juveniles del ferial se adelanten dos horas, los primeros porque les permitirá dormir más y mejor, y los segundos, porque podrán cerrar a su hora con beneficios.

Mercedes Carpintero, que lleva 14 años viviendo en el Berrocal, se quejaba ayer de que "ahora tenemos que sufrir el botellón desde las once y media de la noche hasta las cinco de la mañana. Solo podemos dormir cuando los jóvenes están en el ferial porque cuando van de camino al centro meten tanto escándalo que es imposible. Ya hasta nos hemos acostumbrado al ruido y cuando no lo hay, no puedes conciliar el sueño", cuenta.

Por eso, respalda todo lo que sea poner coto al botellón , aunque, como otros vecinos, piensa que "no debería existir". Eso sí, los residentes de la zona tienen claro que la medida, de aprobarse, no funcionará sin presencia policial. "Si no viene nadie a vigilar, harán lo que quieran, porque ahora cuando llamamos a la policía por los ruidos de los coches, cuando llegan los agentes, bajan la música y cuando se van, ya la están subiendo otra vez", se quejaba ayer esta vecina.

De la misma opinión son otros residentes que apenas llevan tres años en el entorno del ferial: "Que establezcan horarios y lo adelanten me parece bien, pero con la policía presente porque si no, no servirá. Ahora, no hay vigilancia y los ruidos y las carreras de coches son constantes", afirmaba otra vecina.

Precisamente, a la falta de vigilancia achacan que algunos jóvenes se hayan saltado los límites del recinto ferial para hacer botellón y piden que esto se controle también porque "esta es una zona residencial y no puede ser que nos encontremos a jóvenes haciendo botellón en un parque infantil o junto a edificios de la zona", señalaba ayer otro vecino indignado.

Por otro lado, dueños de locales de copas de la calle de Los Vinos –ahora más controlados que nunca por los horarios– también respaldan el control horario del botellón . Ayer, algunos a título particular indicaban que "a toda la calle nos beneficiaría porque tenemos que cerrar a las dos y media y los jóvenes vienen bajando a la una y media o las dos, así que así no ganamos dinero, mientras que si lo adelantaran, tendríamos más margen".


Galería de imágenes