•  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El 28% de los usuarios de las cocheras existentes en Villanueva de la Serena no pagan el impuesto por el vado permanente que permite la utilización del espacio público para la entrada y salida de vehículos así como la reserva de la vía pública para el aparcamiento exclusivo. Este porcentaje es el equivalente a 1.300 vecinos frente a los 4.393 que sí tienen regulada la situación, informó ayer el concejal de Hacienda, Luis Solís.

Para corregir esta situación, el ayuntamiento inició a principios de año un estudio de campo para censar los vados existentes y el número de usuarios por cada uno. Fue elaborado por los servicios municipales, que llegaron a la conclusión de que de los vados controlados, hay 863 placas reguladas, es decir, que abonan los 24 euros de tasa por cocheras de tres vehículos, más seis euros por cada coche adicional; y 454 no reguladas con usuarios que pintan de amarillo la zona o que colocan placas adquiridas en ferreterías que no son las oficiales.

Por esta razón, en los próximos días enviarán cartas a todos los usuarios para informarles de que deberán recoger en el ayuntamiento las nuevas placas troqueladas que serán gratuitas para aquellos que tengan la licencia correspondiente; el resto deberá solicitar dicha licencia y abonar 12 euros por la nueva placa. Todas tendrán que estar colocadas a partir del mes de octubre. Se identificarán porque además del escudo de la ciudad, aparece un número de registro vinculado a los sujetos pasivos que se benefician del dominio público de entrada y salida de vehículos.

"El objetivo es acabar con la desigualdad entre los vecinos que sí abonan las tasas establecidas en la ordenanza municipal, y los que no cumplían, además de homogeneizar las placas de vado de la ciudad", dijo Solís.

De igual modo, el estudio de campo elaborado por los servicios municipales ha servido para actualizar el número de usuarios de cada cochera, puesto que en la actualidad había algunas en las que el número de plazas de aparcamiento declarados no se correspondía con el número real de plazas existentes.